28 de marzo de 2020 | Actualizado 21:16

Los ingenieros de caminos aplauden el estado de los puertos y lamentan el de la red viaria

El estudio de las obras y servicios públicos en España ha destacado la necesidad de un acuerdo político para estabilizar las inversiones en obra pública
Vicent Esteban, Federico Bonet y Aniceto Zaragoza en la presentación del estudio | J.C.P.

La Asociación de Ingenieros de Caminos, Canales y Puertos y de la Ingeniería Civil ha presentado su estudio ‘Las obras y servicios públicos a examen. España, informe 2019’, en el que han analizado la situación de seis sectores de obras y servicios públicos en España (aeropuertos, carreteras, ciclo del agua, ferrocarril, puertos y transporte público urbano). El trabajo estima que la inversión media anual para la próxima década debe ser de 18.300 millones de euros en el conjunto de los sectores analizados. El estudio de los ingenieros de caminos ha puesto nota a cada uno de los sectores y los mejor valorados han sido los puertos, mientras que en el lado opuesto se han situado las carreteras. Los aspectos más negativos registrados en este estudio son los de la innovación, la financiación y el mantenimiento de las obras y servicios públicos.

Los aspectos peor valorados por los ingenieros son la financiación, el mantenimiento y la innovación

Uno de los ingenieros que han participado en la elaboración del estudio, Aniceto Zaragoza, ha destacado en la presentación del mismo que nos encontramos “en una época de abandono de la obra pública”. En los últimos años, “hemos perdido el liderato que teníamos en cuanto a obras y servicios públicos”. Aniceto Zaragoza ha recordado que “hace una década, nuestra comparación con otros países en este sentido era mejor que la que tenemos ahora, pero hemos perdido competitividad”. También ha resaltado que el sistema “está mal financiado y si no hay financiación, no hay futuro, pero no esperemos que la obra pública se financie solo con los Presupuestos Generales del Estado”. En cuanto a la conservación y el mantenimiento de la obra pública, el ingeniero ha señalado que no tenemos “un problema de conservación, sino de reposición de las obras y servicios públicos”.

Los puertos necesitan potenciar las zonas logísticas terrestres y desarrollar conexiones ferroviarias

En cuanto a los principales sectores estudiados, los puertos españoles han sido los mejor valorados en el análisis. El informe ha apuntado que es necesario potenciar las zonas logísticas terrestres y desarrollar conexiones ferroviarias eficientes que permitan la intermodalidad. Asimismo, el estudio identifica la necesidad, en ciertos puertos hub, de incrementar el calado y la automatización total de las terminales de contenedores. El análisis también considera indispensable “adaptar y modernizar el sector de la estiba en España”. En cuanto a la financiación en el ámbito portuario, es necesaria la inversión en conexiones y accesos terrestres, a juicio de la asociación de ingenieros. La introducción del blockchain y de criterios de compra pública innovadora en la contratación pública son otros dos aspectos que recoge el informe, que cifra en 1.200 millones de euros la inversión anual necesaria en los próximos 10 años.

Los ingenieros reclaman que las inversiones ferroviarias se realicen con criterios de rentabilidad

Por lo que respecta al sector de los ferrocarriles, el estudio sitúa en 3.500 millones la inversión anual necesaria para la próxima década. Asimismo, advierte que la red ferroviaria convencional padece deficiencias y, por tanto, se debe mejorar el equipamiento y servicios en las grandes estaciones, particularmente en relación con las mercancías. Los ingenieros también mencionan en su análisis como prioritarios la mejora y actualización del acceso a los puertos y disponer de intercambiadores modales eficientes.

Sobre la financiación, la inversión ferroviaria “no se realiza con criterios objetivos de rentabilidad socioeconómica” y ha apuntado que las infraestructuras ferroviarias “adolecen en España de una planificación integral”. En cuanto a la operación y el mantenimiento, el trabajo de los ingenieros ha señalado que la inversión “en conservación, mantenimiento y reposición de las líneas convencionales es muy escasa y es necesario un plan de inversiones extraordinario y urgente”.

La falta de financiación se ha traducido en un grave deterioro del patrimonio de las carreteras

Las carreteras son las infraestructuras peor valoradas en el estudio de la Asociación de Ingenieros de Caminos, Canales y Puertos. Entre las necesidades detectadas, se encuentra desarrollar a medio y largo plazo una buena planificación de la red viaria, que tenga en cuenta la movilidad y las demandas futuras. En este sentido, el informe señala la necesidad de mejorar las prestaciones y equipamientos de las carreteras convencionales.

De hecho, pone el foco principal en la financiación, ya que las carreteras “requieren una importante financiación para recuperar los efectos de la falta de inversión de los últimos años”. En este sentido, los expertos consultados en el informe “estiman que la inversión necesaria para los próximos años debe situarse en el entorno del 0,6% del PIB, 6.500 millones al año”. A juicio de la asociación de ingenieros, resulta “imprescindible alcanzar un gran acuerdo político para estabilizar las inversiones en carreteras”. A este respecto, algunos expertos “consideran adecuado implantar una tasa por el uso de las carreteras de gran capacidad”. El estudio ha destacado que la falta de inversión “se ha traducido en los últimos años en un grave deterioro del patrimonio de las carreteras”.

Los expertos han señalado la necesidad de recuperar los niveles de inversión anteriores a la privatización de Aena

El análisis de los ingenieros califica de “buena” la dotación de la red de aeropuertos, aunque es necesario ampliar algunas terminales y mejorar las interconexiones de las instalaciones españolas con las europeas, tanto de viajeros como de carga. Se deben “recuperar los niveles de inversión anteriores a la privatización de Aena para mejorar las instalaciones y los niveles de servicio ofrecidos, así como potenciar las inversiones privadas en proyectos aeroportuarios”. Asimismo, el documento emplaza a utilizar el modelo BIM para modelar los aeropuertos españoles y como herramienta de gestión.