11 de agosto de 2020 | Actualizado 14:11

Un estudio académico refuta los argumentos críticos con la terminal norte de Valencia

El análisis encargado por los empresarios razona que la terminal aportará mejoras socioeconómicas y también beneficios a la sostenibilidad ambiental
El estudio ha sido presentado por los representantes empresariales | J.C.P.

El intenso debate suscitado por la nueva terminal adjudicada a TIL (MSC) en la ampliación norte del puerto de Valencia durante el último medio año ha motivado que los empresarios acudan al ámbito universitario para estudiar todos sus impactos. La Universidad Politécnica de Valencia, a través del Instituto de Transporte y Territorio, califica de “indudable la importancia de la inversión” y recoge los beneficios socioeconómicos y medioambientales de esta nueva terminal y las necesidades de las infraestructuras de logística y transportes para el buen funcionamiento de la misma.

Asimismo, ha justificado la necesidad de la nueva terminal mediante la investigación de la capacidad actual de las terminales de contenedores del puerto de Valencia, “en las que las tasas de utilización se encuentran ya muy por encima de lo óptimo y, en algunos casos, próximas a la saturación”. En este sentido, el estudio ha concluido que si se quiere “aprovechar el potencial de crecimiento del puerto de Valencia se hace necesaria la puesta en servicio de una nueva terminal de contenedores en la ampliación norte”.

Las previsiones de tráfico señaladas en el trabajo académico prevén un tráfico de importación y exportación de 5,7 millones de teus en 2052, y un incremento del transbordo hasta situarse en un rango de entre 5,2 y 7,7 millones de teus. El movimiento total que apunta el estudio sería de entre 10,9 y 13,4 millones de teus, lo que supone un incremento anual acumulativo cifrado entre el 2,4% y el 3%.

La terminal permitirá mejorar “los costes de transporte y aportar beneficios a la sostenibilidad ambiental”

Se pueden “producir mejoras muy importantes en los costes de transporte y beneficios para la sostenibilidad ambiental por la construcción o mejora de nuevas obras y servicios, tanto en el ámbito viario como ferroviario y logístico que acompañen la puesta en funcionamiento de la nueva terminal de contenedores de la ampliación norte”. El análisis encargado por la Cámara de Comercio de Valencia, la Confederación de Empresarios de la Comunidad Valenciana y el Propeller de Valencia también constata que la ampliación del puerto, “cuyas obras de abrigo ya están construidas desde 2012, no ha introducido ningún efecto adicional perjudicial sobre el entorno costero al Norte y Sur del puerto”.

El análisis cifra en 44.000 los empleos relacionados con el puerto de Valencia cuando la terminal esté operativa

Entre los resultados del informe, se encuentra el incremento del valor añadido bruto (VAB) del puerto de Valencia cuando la primera fase de esta instalación entre en funcionamiento, prevista para 2025, que alcanzará los 1.321 millones de euros. En este sentido, el estudio ha señalado que en 2030, con la nueva terminal a pleno funcionamiento, el impacto económico del puerto de Valencia representará en términos de valor añadido el 2,27% del conjunto de la Comunidad Valenciana.

Otro de los aspectos reseñados en el documento es el empleo, que cifra en más de 44.000 puestos de trabajo en el puerto de Valencia con la terminal a pleno rendimiento, con un salario medio de 32.000 euros anuales. Durante la construcción de la terminal, el informe de la universidad valenciana ha estimado la creación de 17.000 empleos nuevos. En su conjunto, el puerto de Valencia representará el 2,2% de todo el empleo de la autonomía, según cifras de este análisis académico.

Sobre las necesidades de infraestructuras para el completo desarrollo de esta nueva terminal, la Universidad Politécnica de Valencia ha señalado que la construcción “de un acceso norte al puerto supondría mejoras importantes sobre los tráficos al puerto y sobre el tráfico en general y deviene una necesidad”. Según el análisis, si se contara ya con el acceso se producirían ahorros considerables: “Los camiones procedentes de Aragón, Catalunya, Castellón y los centros de producción próximos a la V-21 podrían ahorrarse, a lo largo de los próximos 30 años, una media de 15.000 toneladas al año de emisiones de CO2. El ahorro económico por disminución de la distancia recorrida rondaría los 20 millones de euros anuales, lo que representa un ahorro de 7,35 euros por contenedor transportado”. Por lo que respecta al ferrocarril, el estudio ha analizado los “numerosos problemas existentes en el uso del ferrocarril con la configuración actual de la infraestructura”. Por ello, cita “las deficiencias actuales que plantean los diferentes corredores que ni siquiera están capacitados para trenes de 750 metros de longitud, excepto la línea Valencia-Madrid”.

El estudio ha destacado la necesidad de incrementar las zonas logísticas terrestres asociadas al puerto de Valencia

Al ritmo previsto de crecimiento del tráfico de contenedores en el puerto de Valencia, “la capacidad actual de depósitos de contenedores vacíos se agotará en 10 años y se llegará en 30 años a requerir una capacidad de 80.000 teus adicionales”, afirman los autores del análisis. Respecto a las zonas logísticas vinculadas con la actividad portuaria, Parc Sagunt y Ribarroja del Turia, la bolsa de suelo “se encuentra seriamente comprometida”. Las necesidades de superficie logística para la Autoridad Portuaria de Valencia se sitúan en el entorno de las 640 hectáreas. Por tanto, descontando las ya existentes, las necesidades de suelo adicionales se sitúan aproximadamente entre las 400 y las 450 hectáreas. Además, el informe ha incidido en la necesidad de adecuar y desarrollar las instalaciones intermodales de Sagunto y Valencia Fuente San Luis.

Los empresarios valencianos han alertado de la pérdida de competitividad que supondría no contar con esta terminal

El presidente del Propeller Club de Valencia, Pedro Coca, ha destacado que este estudio “dice lo que va a ocurrir, lo que pasará si esta terminal llega a buen puerto. Pero hay que ver lo que puede destruirse si no se construye”. Coca ha afirmado que unir “sostenibilidad y crecimiento es posible porque hay capacidad y tecnología para hacerlo”.

Por su parte, el presidente de la Confederación Empresarial de la Comunidad Valenciana, Salvador Navarro, ha destacado que no se puede “perder la competitividad que tiene actualmente la Comunidad Valenciana y el puerto de Valencia. Esa terminal es necesaria, respetando las cuestiones medioambientales como está haciendo autoridad portuaria”. Finalmente, el presidente de la Cámara de Comercio de Valencia, José Vicente Morata, ha señalado que la nueva terminal “es un proyecto singular, una oportunidad de mucho calado para nuestra economía y para generar una industria que nos permite liderar las tecnologías en infraestructuras y medio ambiente y exportarlas al mundo”.

EL PUERTO INSTA A DAR ARGUMENTOS LEGALES A QUIEN QUIERA PARAR LA TERMINAL
El director general de la Autoridad Portuaria de Valencia, Francesc Sánchez, ha asegurado que la institución portuaria “continuará con la terminal por respeto a las empresas aquí presentes”. En un acto celebrado en el stand del puerto de Valencia en Cevisama ante 200 empresarios del sector, Sánchez ha afirmado que si alguien “quiere paralizar el proyecto, tendrá que explicar en base a qué argumentos legales quiere hacerlo”. El director general ha calificado los debates que ha generado esta terminal de la ampliación norte de “bastante poco rigurosos”, y ha señalado que tan importante es que el proyecto “tenga garantías legales y cumpla con la normativa como que se respete la legalidad, y si se quiere paralizar un proceso abierto, hay que argumentarlo, porque si no, se está incumpliendo la legalidad”.