26 de mayo de 2020 | Actualizado 13:08

Los tráficos del puerto de Barcelona se resienten en el primer bimestre del año

El movimiento de contenedores llenos con China ha crecido hasta febrero, por lo que aún no se perciben los efectos del coronavirus en el gigante asiático
Puerto de Barcelona

La Autoridad Portuaria de Barcelona ha canalizado un total de 10,2 millones de toneladas hasta febrero, lo que supone un descenso del 5,3% respecto al mismo periodo de 2019. Por su parte, el movimiento de contenedores ha experimentado una disminución del 11,8%, para situarse en los 503.600 teus. Estos resultados contrastan con las cifras al alza registradas en enero y se justifican por la disminución del 14,8% de las mercancías en febrero, con 4,6 millones de toneladas; y del 14,6% en los contenedores, con 241.000 teus, derivados de la ralentización generalizada de la economía. En todo caso, “es muy pronto para valorar los efectos que la pandemia tendrá en el puerto”, ha asegurado la autoridad portuaria. No obstante, el enclave catalán ha avanzado que las consecuencias del brote serán más visibles en los resultados de marzo y abril.

El enclave catalán ha avanzado que los efectos del brote serán más visibles en los resultados de marzo y abril

De hecho, el tráfico de contenedores llenos entre el puerto de Barcelona y China ha crecido hasta febrero el 11,4%, con un total de 64.200 teus. Concretamente, los llenos de exportación desde el enclave catalán han crecido el 50,4% hacia el gigante asiático con 17.100 teus; y las importaciones han crecido el 1,8%, hasta los 47.000 teus. “Este incremento se ha producido en plena crisis del Covid-19, pero se deben tener en cuenta algunos aspectos fundamentales”, han puntualizado desde el puerto. Por una parte, los tiempos de viaje de los buques entre ambos destinos es de cinco a siete semanas, según el puerto y servicio, por lo que los resultados corresponden a embarcaciones que habían partido de China antes de que el coronavirus afectase a su economía. Asimismo, el Año Nuevo chino se celebró a principios de febrero en 2019, mientras que en 2020 ha sido en enero, por lo que los tráficos fueron “más bajos de lo habitual”.

Analizado por segmentos, los graneles líquidos han retrocedido el 3,7% en el acumulado anual, hasta los 2,3 millones de toneladas. La mayoría de categorías han descendido, como el gas natural (-7,4%), el fuel (-17,4%) o el gasóleo (-19,5%). En cuanto a los sólidos, el descenso ha sido del 8,4%, con un volumen de 729.400 toneladas, motivado por la caída en los cereales y sus harinas (-28,5%), potasas (-23,8%), y piensos y forrajes (-21,8%), entre otros. Finalmente, la carga general se ha contraído el 5,4% y se ha situado en los 6,96 millones de toneladas.

La líneas de transporte marítimo de corta distancia mantienen sus volúmenes hasta febrero

En referencia al movimiento de contenedores, la caída se ha visto motivada especialmente por los llenos de tránsito, que han descendido el 17,4% en el acumulado, con 159.600 teus; así como por los vacíos, cuyos volúmenes han caído el 25,4%, hasta los 109.800 teus. En cambio, el descenso de contenedores ha sido más atenuado en las líneas de short sea shipping (SSS), que han experimentado un descenso del 0,3% y han sumado un total de 160.000 teus. Por otra parte, las toneladas movidas en el transporte marítimo de corta distancia han aumentado el 0,4%, hasta los 4,9 millones de toneladas. En cambio, el tráfico de automóviles ha cerrado a la baja el primer bimestre del año, con una disminución del 8,8% y un total de 156.000 unidades.