15 de agosto de 2020 | Actualizado 14:59

El coronavirus tensiona la logística del frío por la alta ocupación de los almacenes

Los frigoríficos españoles están almacenando producto para el canal Horeca al que no pueden servir y sufren una alta rotación en productos de alimentación
SAM Algeciras

La crisis sanitaria derivada de la pandemia del Covid-19 está poniendo a prueba la cadena logística del frío en España. Los niveles de ocupación de los almacenes frigoríficos españoles son muy altos, según ha indicado la Asociación de Explotaciones Frigoríficas, Logística y Distribución de España (Aldefe). La organización también ha subrayado diversos problemas que está sufriendo el transporte a temperatura controlada en nuestro país, como el coste de retorno de los camiones vacíos, extremo que ha sido confirmado también por operadores logísticos de este sector como Grupo Mazo, que ha adoptado medidas para paliar estos costes en su actividad. Las dificultades y desequilibrios en el transporte de mercancías refrigeradas han aportado una tensión inesperada a las instalaciones frigoríficas, ha señalado Aldefe.

Los almacenes tienen una ocupación que ronda entre el 80% y entre el 100% y el 120%

Los niveles de ocupación de los almacenes españoles se sitúan entre el 80% de los más bajos hasta llegar al 100% e incluso el 120% de capacidad en algunos frigoríficos situados en zonas de gran demanda, según Aldefe. La asociación ha señalado los dos motivos que han provocado esta situación. El primero está relacionado con los almacenes que ofrecían servicio al canal Horeca (hoteles, restaurantes y cafeterías), “que no pueden dar servicio al mismo y se ven en la necesidad de almacenar producto para su venta posterior, no solo de aquellos que no tienen salida, sino también de las compras que se realizaron antes del inicio del estado de alarma y estaban de camino en contenedores marítimos o fletes comerciales”. El segundo aspecto es el de las plataformas destinadas principalmente a la distribución alimentaria. En este caso, se ha producido “una enorme rotación de productos con el consiguiente almacenaje en gran volumen para mantener la tensión de la cadena de suministro y evitar roturas de stock”, ha subrayado Aldefe.

Pan, productos lácteos, pescados congelados, carne y verdura a granel son los más almacenados

En lo que respecta a la actividad diaria, la asociación ha destacado algunos aspectos que influyen en la operativa, como “la rotación constante del personal y su distribución para evitar contactos entre trabajadores y el aumento de consumo de productos de higiene industrial con continuos turnos de limpieza y el alto nivel de protección individual que provocan que la productividad baje necesariamente”. El canal de distribución alimentaria es el más almacenado por los frigoríficos españoles en la actualidad, ha indicado Aldefe. Dentro de este canal, el pan, incluyendo bollería, los lácteos (yogures, quesos y loncheados), los pescados congelados y la carne y la verdura a granel son los principales productos en esta crisis. En el lado contrario, se han situado los mariscos, que tienen “movimiento cero” según la asociación, y los productos precocinados, “que han mantenido su actividad, pero no han aumentado mucho su movimiento”.

RETORNO EN VACÍO Y CAÍDA DE LAS EXPORTACIONES E IMPORTACIONES
El transporte frigorífico de mercancías también está encontrando algunos obstáculos en el desempeño de su actividad. La más destacada es, sin duda, el coste de retorno de los transportes vacíos. En este sentido, Grupo Mazo ha apuntado la dificultad que encuentran “a la hora de hacer entender a los clientes que sin retornos no se puede dar el mismo precio a las exportaciones”. El operador logístico ha señalado que están “volviendo casi en su totalidad de vacío y esto supone una pérdida brutal de productividad en las empresas de transporte”. En el caso de esta compañía, no ha tenido “más remedio que aplicar un suplemento en el precio a la totalidad de clientes de exportación”, recargo que se está generalizando en el sector.

La escasez de contenedores marítimos y de conductores está dificultando la operativa de los almacenes

Otros aspectos que están afectando al transporte frigorífico de mercancías, según ha indicado Aldefe, son “la dificultad para enviar productos al extranjero, sobre todo al inicio de la alerta sanitaria o los problemas con la escasez de contenedores marítimos o incluso de conductores, situación que ya se sufría antes de la alerta sanitaria”. En este sentido, Grupo Mazo ha explicado que en su empresa no notan la escasez de conductores porque tienen “cubiertas todas las plazas ofertadas en el puesto de conductor”. Sin embargo, el operador logístico ha recordado que esta profesión “no es atractiva para las nuevas generaciones y entre todos tendremos que tomar medidas para rejuvenecer la profesión”.

El descenso del consumo ha provocado la reducción de exportaciones y la paralización de la importación

En el caso de las exportaciones, Grupo Mazo ha destacado que, al principio de la crisis, “hubo una demanda fuera de lo normal y ahora estamos en una situación complicada, pues ha descendido de forma pronunciada el consumo no solo a nivel interno sino de toda Europa”. “Ello”, ha continuado el operador logístico, “se ha notado en la exportación, pero sobre todo en la importación, la cual se ha paralizado”. Según la compañía, se ha pasado por diversas fases “con cambios continuos que han afectado a nuestro día a día”. Así, ha destacado el “cierre de fronteras con las consecuentes retenciones, la documentación extra que debían llevar los conductores en cada país o la problemática de las estaciones de servicio”. Donde más ha notado las dificultades para realizar su actividad “ha sido en los tráficos marítimos, pues se suprimieron líneas de pasaje que utilizábamos para envíos a Baleares y Canarias”.

ATFRIE INSISTE EN LA PROHIBICIÓN DEL INTERCAMBIO DE PALETS
La Asociación Española de Empresarios de Transporte a Temperatura Dirigida (Atfrie) ha vuelto a poner el foco en el intercambio de palets y los problemas de insalubridad que representa, más en estos tiempos de crisis sanitaria por el coronavirus. La asociación ha apuntado que los intercambios “suelen ser positivos, menos en tiempos de pandemia”. En este sentido, Atfrie ha hecho referencia al documento publicado por el ministerio de Sanidad sobre la capacidad de supervivencia del Covid-19 en distintas superficies y se ha preguntado si “el mantenimiento de la capacidad infecciosa del virus en la madera debería preocuparnos”. La asociación ha insistido, como en ocasiones anteriores, en que se debería prohibir el sistema de intercambio de palets porque es “un nicho de insalubridad”, ya que el coronavirus “mantiene la capacidad infecciosa durante, como media, dos días, y puede llegar a mantenerla incluso dos semanas a cuatro grados”.