4 de julio de 2020 | Actualizado 15:10

El Covid-19 deja su marca en las importaciones y el transbordo a través del puerto de Barcelona

El tráfico total de contenedores ha caído el 18,9%, mientras que las toneladas canalizadas han retrocedido el 8,3% respecto a marzo de 2019
Policía portuaria regulando los accesos en el puerto de Barcelona | Puerto de Barcelona

La pandemia del coronavirus en el comercio internacional también se ha dejado notar en los resultados mensuales del la Autoridad Portuaria de Barcelona. En marzo, el puerto catalán ha canalizado un total 4,9 millones de toneladas, el 8,3% menos que el mismo mes de 2019, unos resultados que son, no obstante, más positivos que la caída del 14,8% de febrero, cuando el impacto de pandemia aún no era tan evidente en Europa. Donde sí ha influido de manera más directa las consecuencias de la crisis sanitaria ha sido en los transbordos e importaciones de contenedores, con una caída del 38% y del 19%, respectivamente. En total, se han canalizado 219.800 teus en marzo, lo que supone un descenso del 18,9% interanual.

A este respecto, la cancelación de la mitad de las escalas de los servicios con Extremo Oriente por la paralización de la actividad productiva en China es lo que más ha repercutido en las importaciones, con un retroceso del 41%. Asimismo, también ha afectado al descenso de las importaciones del 24% desde el mercado asiático y el debilitamiento de la demanda en Europa que se arrastraba desde finales de 2019 y que se ha agravado tras la propagación del virus y las medidas de confinamiento aplicadas. Finalmente, otra variable que ha impacto en el movimiento del puerto de Barcelona en contenedores ha sido la reorganización de los tránsitos y la volatilidad por parte de algunas navieras.

Se han cancelado el 50% de las escalas en Extremo Oriente por la paralización de la actividad en China

No obstante, cabe remarcar el aumento del 8% en las exportaciones de contenedores, debido a una fuerte demanda del exterior de productos como carne de cerdo, forrajes, medicamentos y productos de higiene, según la autoridad portuaria. Además, otro segmento que ha cerrado en positivo han sido las Autopistas del Mar, con un crecimiento del 4% en utis. Este porcentaje se justifica por el aumento del 22% del tráfico en la conexión entre Barcelona y Civitavecchia (Italia), tras la introducción de dos buques con mayor capacidad en la ruta (Grimaldi) y a la ausencia de cancelaciones en marzo.

A rasgos generales, la caída de los volúmenes se ha notado en la mayoría de tráficos, aunque con mayor incidencia en los sectores industriales no considerados básicos. Además, la autoridad portuaria también ha puntualizado que el actual estado de alarma también ha provocado el incremento en algunos tipos de mercancía. En el acumulado del primer trimestre de 2020, los tráficos totales han decrecido el 6,2%, con un volumen de 14,8 millones de toneladas; y el descenso en los contenedores ha alcanzado el 14%, con 724.500 teus.

El tráfico de automóviles ha caído en marzo el 30,7% y el de pasajeros, el 70%

DESPLOME EN VEHÍCULOS Y PASAJEROS
Por otra parte, el puerto ha apuntado que dos de los tráficos que han sufrido “de manera más clara” las consecuencias del coronavirus en marzo han sido los automóviles y el pasaje. En el primer caso, se han contabilizado 52.600 unidades movidas (-30,7%) y un descenso del 20% en las importaciones. “El cierre de los canales de distribución y comercialización de vehículos en el mercado español desde el pasado 16 de marzo por el estado de alarma es el principal motivo del descenso, pues la cifra de matriculaciones en marzo ha caído prácticamente el 70%”, han detallado desde el puerto.

Asimismo, la autoridad portuaria ha estimado que la paralización continuará hasta que finalice el estado de alarma. Por su parte, las exportaciones han caído el 27%, “debido a que la mayor parte de los fabricantes decidió cerrar sus plantas de producción en España desde el 16 de marzo”, ha recordado el puerto. En cuanto al tráfico de pasajeros, la prohibición de entrada de buques con pasajeros desde Italia y de cruceros de cualquier origen, sumado a que el confinamiento no permite viajar a las Baleares, ha provocado que este segmento registre cifras mínimas: un descenso del 77% en los cruceros y 30.000 pasajeros; y del 54,8% en los ferris, con 42.600 personas.