20 de septiembre de 2020 | Actualizado 12:19

El puerto de Alicante entrega la concesión para construir la nave cerrada para graneles de Eiffage

La actuación cuenta con un presupuesto próximo a los 14 millones de euros y 12 meses de plazo de ejecución de las obras
Autoridad Portuaria de Alicante

La Autoridad Portuaria de Alicante va a proceder a la entrega de los terrenos de la concesión a la empresa adjudicataria de la nave cerrada para graneles del muelle 17 del enclave portuario alicantino, Eiffage Infraestructuras. Asimismo, la institución portuaria ha señalado que se va a firmar el acta de replanteo de las obras de mejora del terreno de la explanada del mencionado muelle mediante inclusiones rígidas. Estas dos actuaciones suponen el comienzo de la construcción de la mencionada nave una vez que la concejalía de Urbanismo del Ayuntamiento de Alicante ha emitido el certificado de compatibilidad urbanística para esta actuación, ha destacado la autoridad portuaria.

El refuerzo del muelle mediante columnas de hormigón en masa permitirá construir la nave

Esta nave cerrada, ampliamente demandada por diferentes asociaciones y colectivos de la ciudad de Alicante, cuenta con un presupuesto en el entorno de los 14 millones de euros y un plazo de ejecución que se prevé en un máximo de 12 meses, ha señalado la autoridad portuaria alicantina. Se va a proceder al refuerzo del muelle mediante columnas de inclusiones rígidas de hormigón en masa, dispuestas longitudinalmente. Con ello, se incrementará la resistencia de la parte trasera del muelle para potenciar su estabilidad, incluso ante movimientos sísmicos, y es la primera vez que se va a utilizar en el puerto de Alicante, ha señalado la institución.

Esta nave cerrada ya había obtenido la autorización de la Generalitat Valenciana el pasado mes de julio de 2019. La consejería de Agricultura, Desarrollo Rural, Emergencia Climática y Transición Ecológica de la Generalitat Valenciana dio luz verde a la autorización de emisiones a la atmósfera del proyecto de la multinacional Eiffage Infraestructuras en el muelle 17 del puerto de Alicante. De esta forma, el Ejecutivo valenciano permitía que las actividades de carga y descarga de graneles se realicen en naves cerradas y aplicando las mejores tecnologías disponibles para ello.