14 de julio de 2020 | Actualizado 9:30

El beneficio de Aena en el primer trimestre de 2020 se hunde por el coronavirus

La compañía ha paralizado temporalmente inversiones por valor de 52 millones de euros y ha reducido gastos no esenciales de 43 millones de euros mensuales
Los vuelos se han centrado en retornos de pasajeros, como el de la imagen, y de material sanitario desde el inicio de la crisis sanitaria | Aena

El impacto de la crisis del Covid-19 ha provocado restricciones a la movilidad y, como consecuencia, una drástica reducción del tráfico aéreo en el mes de marzo y la práctica total paralización del negocio comercial en la red de aeropuertos. Estas circunstancias han motivado que el beneficio de Aena se haya desplomado el 83,1% en el primer trimestre de 2020. El resultado neto trimestral del gestor aeroportuario se ha situado en 23,1 millones de euros, cifra que contrasta con los 42 millones de euros registrados en el mismo periodo del año anterior.

Por su parte, el número de pasajeros registrados en este trimestre en la red española ha descendido el 20,4%, hasta los 42 millones, y la carga aérea ha reducido el 29,8% su volumen. Los ingresos totales consolidados se situaron en 782,1 millones de euros, el 13,4% menos con respecto al primer trimestre del año pasado, ha concretado Aena. “El descenso del tráfico se inició con una desaceleración en la última semana de febrero que se materializó en marzo con una caída del 59,3% y que muestra una tendencia más acusada en abril”, según el gestor aeroportuario.

Los ingresos totales consolidados se situaron en 782,1 millones de euros, el 13,4% menos

Para afrontar la situación, Aena ha adoptado una batería de medidas para asegurar la operatividad de sus servicios y la disponibilidad de liquidez en el corto y medio plazo. La compañía ha recordado que “la reorganización de los aeropuertos ha supuesto la adecuación de su capacidad al actual nivel de operativa, mediante el cese temporal de actividad en algunos espacios y terminales”. Asimismo, “se ha puesto en marcha un plan de racionalización para reducir gastos no esenciales, que supondrá una reducción de salida de caja media mensual de unos 43 millones de euros”. A esta cantidad, ha señalado el gestor aeroportuario, “se suman los 52 millones de euros de control de salida de caja por la paralización temporal de inversiones”.

REDUCCIÓN DE INGRESOS PARA LANZAR MEDIDAS DE APOYO
La compañía con mayoría de capital público también ha puesto en marcha desde el inicio de la crisis un conjunto de medidas para aliviar el impacto de la crisis del Covid-19 en sus clientes, lo que incide también en una reducción de sus ingresos. Entre ellas, ha aplazado seis meses sin intereses el pago de las tarifas de estacionamiento de aeronaves y ha establecido descuentos de hasta el 75% en los activos inmobiliarios explotados por compañías aéreas, agentes de handling, proveedores comerciales, etc. También ha asumido las tarifas aeroportuarias de los vuelos de carga sanitaria.

Además, el consejo de administración de Aena ha acordado “facultar al equipo gestor de la compañía para estudiar los efectos que en los distintos contratos comerciales producen la crisis sanitaria ocasionada por el Covid-19 y las medidas adoptadas por los poderes públicos para hacerle frente”. En este sentido, ha dado luz verde a, en su caso, “negociar y acordar las modificaciones contractuales que procedan, incluyendo las de las rentas fijas y la renta mínima anual garantizada”.