11 de agosto de 2020 | Actualizado 14:11

FGC reduce en dos tercios sus emisiones de gases de efecto invernadero en 2019

El operador ferroviario catalán prevé sustituir las locomotoras deestinadas a mercancías y operadas con gasoil por unidades duales
FGC

Ferrocarrils de la Generalitat de Catalunya (FGC) ha reducido el 72% sus emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) en el último ejercicio. Han descendido desde las 60.600 toneladas de CO2 equivalente a la atmósfera en 2018 a las 17.100 toneladas en 2019. Estos resultados se justifican, según ha explicado operador ferroviario, por “la compra a nivel corporativo de energía eléctrica de origen renovable y certificada desde agosto de 2018”. En la actualidad, toda la energía eléctrica suministrada a FGC es de origen verde. Concretamente, el operador ferroviario ha especificado que, en el presente ejercicio, el 25% procederá de plantas solares, con el objetivo de aumentar este porcentaje al 100% para 2021.

“Una vez conseguida esta reducción de emisiones de energía eléctrica, la segunda fase se centrará en la mitigación del impacto del consumo de combustibles fósiles en la transición hacia un consumo intensivo de fuentes de energía renovable”, ha asegurado el operador ferroviario catalán. Por ello, FGC prevé la sustitución de maquinaria de trabajo por otras cero emisiones; las calderas de gas por otras de fuentes renovables; la flota de vehículos convencionales por eléctricos; y reducirá el uso de gasoil de las locomotoras de mercancías con la entrada en servicio de locomotoras duales.

FGC se propone alcanzar la neutralidad en emisiones antes de 2030

“La agenda estratégica fue un primer paso y nos mostró la radiografía de la situación, pero según vamos implementando medidas se va revisando la agenda”, ha comentado el presidente de FGC, Ricard Font. Asimismo, Font ha recordado el objetivo de la entidad pública de alcanzar la neutralidad en emisiones de carbono antes de 2030. Finalmente, otras iniciativas medioambientalmente sostenibles que FGC ha liderado en el último año han sido la ambientalización gradual de los vehículos corporativos; la mejora de la eficiencia de los equipos de climatización de los edificios y dependencias, que ha comportado una disminución del 30% de las emisiones en términos interanuales; y el incremento del uso de calderas de energías renovables como la biomasa y la geotérmica.