7 de julio de 2020 | Actualizado 6:09

Los sistemas de medición de Seur registran una mejora en la calidad del aire en Madrid

El confinamiento ha generado una reducción del 40% de las partículas dañinas en el aire de la capital, según los datos recopilados por los sensores de Seur
La Plaza de Colón libre de vehículos durante el confinamiento | Ayuntamiento de Madrid

El parón en la actividad económica ha provocado también consecuencias positivas en la calidad del aire de las ciudades. Entre ellas, en Madrid, donde ya se ha detectado una caída de las partículas PM2.5 en torno al 40% durante el periodo de confinamiento. Así lo ha confirmado el operador logístico Seur (DPDgroup), a través de su programa de medición de la calidad del aire obtenidos desde el 9 de marzo hasta el 27 de abril, en comparación al mismo número de semanas previas a la crisis del Covid-19. 

Así, según los datos recopilados por el operador logístico, antes del estado de alarma, los valores registrados en la capital superaban el límite máximo diario permitido (25 ug/m3) y se situaba ligeramente por debajo del objetivo anual (10 ug/m3). “Esto suponía un nivel de contaminación relativamente alto, tanto en los valores medios como en los máximos”, ha explicado Seur. 

Los sensores han detectado una caída drástica del número de puntos rojos en el centro de Madrid

Sin embargo, durante el confinamiento la mayoría de valores han estado por debajo del objetivo de promedio anual, y muy pocos han superado el límite marcado por la Organización Mundial de la Salud (OMS). Además, también se ha detectado una reducción drástica del número de puntos rojos en el centro de Madrid, especialmente fuera de la zona de Madrid Central. Sin embargo, “todavía hay margen de mejora” ha asegurado la compañía ya que, aunque el tráfico se ha reducido notablemente, “estas partículas también son producidas tanto por las calderas de gasóleo como por las de carbón, aunque en menor medida”.

En este sentido, el operador ha destacado que los datos recogidos durante estas semanas de confinamiento “pueden servir como una prueba piloto de cara a valorar la puesta en marcha de regulaciones que tengan como objetivo prevenir el impacto en la salud pública de las partículas PM2.5”. La medición de la calidad del aire que realiza Seur se lleva a cabo a través de unos sensores instalados en tiendas Pickup, hubs urbanos y vehículos de reparto de la compañía que, con tecnología láser Pollutrack, miden en tiempo real la cantidad de partículas finas PM2.5 respirables. DPDgroup ha implantado esta iniciativa en ciudades como Lisboa, Madrid o París, y a lo largo de los próximos meses, extenderá este proyecto a un total de 20 ciudades europeas.