5 de junio de 2020 | Actualizado 17:33
BRANDED CONTENT

El Port de Barcelona pone al servicio de la cadena logística herramientas para minimizar los efectos del coronavirus

El Port de Barcelona pone al servicio de la cadena logística herramientas para minimizar los efectos del coronavirus

El Port de Barcelona, formado por más de 500 empresas y 41.000 trabajadores, es una infraestructura crítica imprescindible para garantizar los servicios básicos a la ciudadanía. Y más en estos momentos en que la pandemia de coronavirus está asolando el mundo. La Comunidad Portuaria de Barcelona trabaja las 24 horas del día, los 365 días en el año con un objetivo compartido: crear prosperidad. “Pero en estos momentos nos mueve un reto más importante todavía: impulsar una respuesta urgente y coordinada para generar nuevas oportunidades a la sociedad”, remarcan desde el Port de Barcelona.
¿Cómo logramos este objetivo? Con el esfuerzo de miles de profesionales comprometidos con su trabajo. Pero también con unas herramientas imprescindibles disponibles gracias a la avanzada digitalización de procesos del Port de Barcelona, que da así cumplimiento a las necesidades de la cadena logística en este momento de estado de alarma.

Digitalización de procesos

Muchos de los servicios relacionados con las cadenas logísticas que implican al Port de Barcelona están digitalizados en su práctica totalidad. Portic es un buen ejemplo. La plataforma electrónica de la Comunidad Portuaria barcelonesa gestiona telemáticamente más de 31 millones de intercambios documentales al año. Cada día, las terminales de contenedores del Port de Barcelona registran una media de entre 3.000 y 4.000 camiones que realizan operaciones de carga y/o descarga de contenedores. Todo ello no sería posible sin la digitalización.


Algunas de las últimas aplicaciones que el Port ha desarrollado son de utilidad para diferentes colectivos de la comunidad logística-portuaria, a la vez que ofrecen información compartida por todos ellos.



La aplicación Tiempo de Acceso es una de ellas. Nos permite conocer el tiempo mediano para acceder a las terminales de contenedores, saber lo que tarda un camión desde su acceso al Port hasta su entrada a la terminal de contenedores, las reservas, los movimientos y la capacidad de estas.



El control y gestión de los servicios que requieren los barcos -prácticos, remolque, amarre, suministro de combustible, etc.-.



Portlinks: Herramienta para construir la cadena de transporte óptima entre un origen y destino, pasando por el Port de Barcelona. Esta aplicación está basada en los servicios reales marítimos y terrestres, especialmente en tren, existentes en el mercado. Realiza estimaciones sobre las emisiones producidas en el transporte. “No hemos encontrado ningún otro puerto que disponga de un servicio similar”, aseguran desde el Port de Barcelona.



CTA (Container Tracking Application): sistema de trazabilidad de contenedores desarrollado por el Port de Barcelona que agrupa y trata todos los datos generados en una operación marítima desde diferentes fuentes y los muestra de forma sencilla y visual. El Port de Barcelona proporciona así al cargador una herramienta para tener el control sobre sus contenedores con la posibilidad de conocer en cualquier momento toda la información relacionada.

La red de sensores ambientales repartida por el recinto portuario permite tener un control sobre el viento y la humedad para, por ejemplo, gestionar de forma óptima la descarga de graneles; conocer el estado del mar (oleaje y corrientes) para gestionar la entrada de barcos o aplicar modelos de distribución de partículas para los accidentes industriales, entre otros.

Canales abiertos con
el Port de Barcelona

Pero la digitalización no solo permite agilizar toda la operativa y garantizar la seguridad y eficiencia de la cadena de suministro, sino que en momentos de alarma como el actual también ofrece seguridad a las personas que intervienen en esta cadena.
Gracias a la digitalización, la mayor parte de las empresas de la Comunidad Portuaria han apostado por el teletrabajo en aquellos casos en que no se requiere la presencia física del trabajador para realizar las tareas habituales. Y cuando es imprescindible esta presencia, haber hecho posible lo que denominamos “el puerto sin papeles” disminuye el riesgo de contagio al reducir la interacción necesaria entre las personas.

Medidas económicas para
paliar los efectos del Covid-19

El Port de Barcelona es el principal hub logístico del Sur de Europa y del Mediterráneo y mueve cada año mercancías por valor de más de 86.000 millones de euros. El Port y su Comunidad Logística-Portuaria están integrados por más de 500 empresas y 41.000 trabajadores (1,1% de los puestos de trabajo de todo Catalunya) y por él se mueve el 82% del comercio marítimo de Catalunya y el 22% del Estado.
El Port es una herramienta para la internacionalización de las empresas que les permite ser más competitivas en cuanto a que facilita las operaciones de importación y exportación. Ayudar al sector económico es, por lo tanto, uno de sus objetivos prioritarios, facilitando las actividades comerciales y logísticas de forma sostenible. “Pero no podemos trabajar en el presente sin tener en cuenta los efectos sobre el futuro”, explican desde el Port de Barcelona. Utilizar la digitalización para ser un puerto inteligente, un puerto smart, y avanzar hacia la transición ecológica son las dos claves para encarar los retos de futuro. También en escenarios difíciles de prever como la actual pandemia por coronavirus.