7 de julio de 2020 | Actualizado 6:09

Los espacios para la movilidad interna ganan peso en el diseño del almacén postcoronavirus

Playas más grandes, pasillos más anchos o la separación de operativas serán algunas de las soluciones que se implementarán para evitar contagios
Carreras Grupo Logístico / TPF Consultora / Gazeley

El riesgo al contagio por Covid-19 va a generar un cambio en el diseño de los futuros desarrollos de centros logísticos. Tanto operadores logísticos como promotoras inmologísticas coinciden en que los espacios deben organizarse para evitar futuros contagios de cualquier tipo de enfermedad que pueda surgir. En este sentido, los directivos consultados sostienen que se tenderá a valorar la movilidad interna por delante de la capacidad de almacenamiento en la concepción y organización de las plataformas logísticas.

Una de las zonas más “conflictivas” es la de co-packing, pues son áreas “muy manuales, poco automatizadas y que reúnen a mucho personal, y esta será una de las primeras zonas a revisar”, ha explicado el consejero delegado de Carreras Grupo Logístico. Por fuerza, los espacios logísticos en el mundo postcoronavirus “tendrán que primar la movilidad a la capacidad de almacenamiento, puesto que para manipular mejor habrá que sacrificar almacenamiento”. 

“Las áreas de co-packing son muy manuales, poco automatizadas y reúnen a mucho personal”
Fernando Carreras Consejero delegado de Carreras Grupo Logístico

De hecho, Fernando Carreras ha señalado que estas pautas ya se están tomando en consideración en el nuevo almacén que está desarrollando su compañía. Los centros logísticos postcoronavirus dispondrán de playas más grandes para favorecer la circulación a doble sentido de las maquinas, con pasillos más anchos y para “dar facilidad a la manipulación”, ha puntualizado. Asimismo, será deseable impulsar la separación de las operaciones, tanto en el almacén como en oficinas. 

Por su parte, el senior portfolio manager de Nuveen Real Estate, Javier Martín, considera que “no habrá cambios drásticos en la manera de construir naves logísticas”. En su opinión, la tendencia irá más enfocada al desarrollo de centros logísticos inteligentes, donde será cada vez más común encontrar nuevos sistemas de picking, almacenamiento automático, así como robots que trabajen codo a codo con drones. Por tanto, el impacto del Covid-19 se traducirá en una mayor automatización de las naves “ante el aumento masivo de la demanda de determinados productos ecommerce y de alimentación”. Por otro lado, Javier Martín también ha apuntado que, debido al aumento de los pedidos online, también se multiplicarán las devoluciones, por lo que “será necesario contar con espacios más amplios para la logística inversa”.  

“Se crearán espacios más amplios para la logística inversa por el alza de las devoluciones”
Javier Martín Senior portfolio manager de Nuveen Real Estate

En cuanto al cumplimiento de las medidas de distanciamiento social e higiénicas, el directivo ha destacado que “desaparecerán en cuanto se normalice la situación y hasta entonces solo afectará a lugares comunes, a las oficinas y vestuarios, donde habrá que ajustar estos espacios”. En el futuro, Martín ha añadido que “se tenderá a la creación de espacios cómodos y atractivos para el trabajador, pero más orientados a la mejora de su bienestar para la mejora de la productividad y la retención de talento”.

Además de la mejora en la movilidad interna, en las naves logísticas “se va a invertir cada vez más en soleras que eliminan el ruido de tránsito, en el control de la temperatura ambiente o en la renovación del aire, para evitar transmisiones de virus y bacterias”, ha añadido el director general de la consultora inmobiliaria TPF, Baldemar Asensio. El directivo ha asegurado que, aunque son cuestiones en las que ya se trabajaban antes de la crisis sanitaria, “cobrarán una mayor importancia, así como en el desarrollo de planes de riesgos laborales y pautas de uso interno para los usuarios de las naves”. 

“Aumentará el control de la temperatura y la renovación del aire para evitar transmisiones”
Baldemar Asensio Director general de TPF Consultora

Más allá de la incorporación de las características antes mencionadas para la circulación entre personas en zonas comunes, aumentará la importancia de la “medición constante de parámetros a los que no hacíamos mucho caso hasta ahora en los planes de mantenimiento, como la calidad de aire, la medición lumínica o los datos de control personal”. Si antes solo se controlaban horarios de accesos, a raíz de la pandemia se controlará también la temperatura corporal, las personas con las que se accede habitualmente, la expresión corporal, entre otros.

En definitiva, “se va a medir y a determinar la trazabilidad de cada uno de los valores de todos los que acudamos a un centro de trabajo”, ha explicado Asensio. A nivel de arquitectura, esto repercutirá en un mayor consumo de datos y la necesidad de que los almacenes se doten de “suficiente infraestructura para que tengan suficiente capacidad para asumir todo este tráfico, cosa que hasta ahora no encontramos en la mayoría de polígonos industriales y logísticos”, ha añadido el directivo. 

“Las tendencias que repuntaban se van a acelerar en la última milla y los edificios XXL”
Oscar Heras Director general de Gazeley España

El director general en España de Gazeley, Oscar Heras, ha destacado que, de cara al año próximo, “aumentará la demanda de edificios logísticos que estén organizados para proteger la salud de sus trabajadores”. Además, el directivo ha asegurado que “las tendencias que veníamos apuntando se van a acelerar en cuanto al comercio online y en cuanto a flexibilidad”, sobre todo en la última milla y los edificios XXL “para protegernos tanto de los picos de demanda como de la escasez de suministro”. 

MEDIDAS DE SEGURIDAD POR ZONAS EN LOS CENTROS LOGÍSTICOS 
Como han señalado expertos científicos en diversas ocasiones, no existe un tratamiento efectivo para el Covid-19. Por tanto, los protocolos de seguridad e higiene en los almacenes deberán ser lo más robustos posibles y estos “han llegado para quedarse”, como ha reconocido el director general de Alfil Logistics, Jaume Bonavia. Según ha explicado el director de Industrial y Logística de CBRE España, Alberto Larrazábal, a la hora de acceder a las instalaciones, “la entrada de los empleados se deberá llevar a cabo de forma escalonada para evitar aglomeraciones en los accesos, con controles y mediciones de temperatura con dispositivos touchless”. También será básica la presencia de dispensadores de gel hidroalcohólico en los accesos y la provisión de mascarillas y guantes desechables.

En los puestos de trabajo, Larrazábal ha apuntado que “se instalarán elementos de apertura automática en las puertas para evitar el contacto con pomos o manillas”. Las naves también deberán asegurar una ventilación regular mediante ventanas, y puertas, incluso en edificios que dispongan de ventilación mecánica, así como evitar el traslado del personal entre diferentes almacenes o naves. En las zonas comunes, se reconfigurarán y adaptarán los comedores y los aseos “para limitar el aforo y se incrementará la periodicidad de desinfección regular”, según prevé el director de Industrial y Logística de CBRE España.