5 de junio de 2020 | Actualizado 17:33

El transporte internacional destina 630 euros anuales a higienizar cada vehículo

Astic ha insistido en la necesidad de evitar que los conductores realicen la carga y descarga para evitar la propagación del coronavirus
Icsam

Las empresas asociadas a Astic, Asociación del Transporte Internacional por Carretera, han afrontado un esfuerzo económico adicional a los gastos habituales de su actividad, que va destinado a la higienización de sus vehículos pesados frente al coronavirus. La patronal ha cifrado en una media estimada de en torno a 5.000 euros mensuales por empresa el importe destinado a la desinfección sistemática de cada camión, lo que supone un coste de 630 euros anuales por vehículo, “teniendo en cuenta que la media de vehículos de las empresas asociadas a Astic es de entre 90 y 98”, según ha señalado el director general de Astic, Ramón Valdivia. En este sentido, el director de la patronal ha destacado que no es un coste “comparable a otros, puesto que por ejemplo, un camión puede llegar a pagar entre 700 y 800 euros sólo en peajes en Francia en un mes”.

A esta cantidad se han de sumar los más de 60 euros dirigidos a medidas de protección para cada uno de sus trabajadores: mascarillas y guantes desechables, geles hidroalcohólicos, formación específica, manuales y medidores de temperatura, entre otros. Entre estas medidas se ha incluido limpiar con productos antisépticos seleccionados en función del material a tratar y de si está o no en contacto con la carga y el tipo de carga. Además, Astic ha subrayado que al término de cada jornada, se realiza una limpieza más profunda en el interior y el exterior de la cabina del vehículo.

La carga y descarga por parte de los conductores resta eficacia a las medidas de higiene y protección

La patronal del transporte internacional ha reclamado a los cargadores que se impliquen en completar la protección activa en los muelles de carga y descarga y cesen de obligar a los conductores profesionales a realizar esas labores que no les corresponden y que favorecen la expansión geográfica del coronavirus. Astic ha asegurado que lejos de reducirse, la imposición de cargar, descargar y retornar los palets de madera de los camiones “continúa extendiéndose, y es además un material nada adecuado para la perfecta higienización de los vehículos pesados”. La patronal ha insistido en que esas tareas no les corresponden a los conductores profesionales y emplear su tiempo en ellas es contraproducente desde muchos puntos de vista, especialmente ahora desde el ángulo sanitario, lo que resta eficacia a las costosas medidas implementadas por sus empresas para proteger a los profesionales y evitar la expansión de contagios entre regiones de Europa.

En este sentido, Ramón Valdivia ha subrayado que una de las medidas más eficaces “en este sentido, como es evitar que los conductores se vean forzados a realizar la carga y descarga de mercancías y palets, no está siendo seguida entre la mayoría de los cargadores y receptores de mercancías, a pesar de que la Comisión Europea y nuestro propio Gobierno en su resolución del pasado 2 de abril así lo han indicado”.