5 de junio de 2020 | Actualizado 17:33

La crisis del Covid-19 amenaza el cumplimiento en la reducción de emisiones para 2030

La Fundación Corell insta a la Unión Europea a utilizar el Green Deal como herramienta de financiación de las flotas para garantizar los objetivos marcados
Vehículo eléctrico | Comisión Europea

El Think Tank Movilidad de la Fundación Corell ha advertido que la crisis provocada por el Covid-19 y la caída drástica de la actividad de pymes y autónomos dificultará los planes de renovación de flota de cara a los próximos años. Según el análisis del think tank, la adquisición de vehículos más eficientes en términos de sostenibilidad ambiental “quedará condicionada a las posibilidades de inversión”, por lo que subraya la necesidad de que la Unión Europea decida llevar adelante el Green Deal para apoyar la transformación en el sector del transporte.

Así, los expertos de la Fundación Corell han destacado que a través de este proyecto europeo será posible la “financiación parcial de operaciones de leasing y renting” para la renovación de las flotas. A día de hoy, ha continuado la entidad, transportistas y fabricantes requieren de apoyo económico tanto para poder llevar a cabo la renovación de sus vehículos como para poder mantener sus programas de investigación. La fundación proponer que la Unión Europea emplee el Green Deal para financiar la modernización de las flotas y a la vez garantice la supervivencia de estas empresas que se han visto profundamente afectadas por la pandemia del Covid-19.

Transportistas y fabricantes necesitan financiación tanto para la renovación de vehículos como para la investigación

Según ha destacado en un comunicado, la prioridad debe ser la “puesta en marcha de medidas recomendadas en cuanto a la seguridad sanitaria, flexibilización normativa y ayudas económicas para aportar liquidez”. No obstante, el siguiente reto debe ser el de “garantizar el cumplimiento de reducción de emisiones de CO2 marcado por la UE”, ha subrayado el think tank. A corto plazo, es necesario cumplir con el mandato europeo que insta a los vehículos industriales a reducir del 15% y 30% sus emisiones para los años 2025 y 2030, respectivamente. También a nivel estatal se ha propuesto esta semana el primer proyecto de ley de Cambio Climático y Transición Energética que busca alcanzar la neutralidad de emisiones antes de 2050.

Con un parque de vehículos mayoritariamente diésel en la actualidad, estos niveles de reducción “suponen una mejora en eficiencia superior al 3% de promedio anual, cuando la evolución técnica durante las últimas tres décadas no ha superado el 1% en promedio y con un nivel de eficiencia con las actuales motorizaciones Euro VI, lo cual será difícilmente mejorable”. En este sentido, los expertos puntualizan que resulta dificultoso mantener el enfoque actual del “después del diésel actual viene diésel más eficiente”. 

Los expertos señalan que debemos cambiar el enfoque del “después del diésel actual viene el diésel más eficiente”

Por ello, apuntan a que la transición no será alcanzable con motores de combustión interna y combustibles fósiles. Asimismo, la tracción eléctrica tampoco será una posibilidad viable para vehículos pesados a corto plazo, pues aún se encuentra “en fase de desarrollo”, han recordado los expertos en sostenibilidad. En definitiva, el think Tank Movildiad ha insistido en que “solo el fomento del empleo de combustibles y sistemas de propulsión alternativos, así como la digitalización del sector, los cambios y armonización regulatoria, la mejora en las infraestructuras para el transporte y, especialmente, la renovación del envejecido parque permitirán alcanzar los objetivos de reducción de emisiones” y, todo ello, sólo podrá lograrse a través de la financiación que garantizará el Green Deal europeo.