20 de septiembre de 2020 | Actualizado 12:19
Damià Calvet | Generalitat de Catalunya

Territori destina 67 millones de euros a la mejora de la C-12 entre Lleida y Amposta

“Es una propuesta integral que, como concepto, incorpora el 2+1, pero lleva aparejadas otras actuaciones de carácter más técnico”, subraya Calvet

El consejero de Territori i Sostenibilitat de la Generalitat de Catalunya, Damià Calvet, ha anunciado una inversión de 67 millones de euros para la mejora de la funcionalidad y seguridad de la carretera C-12, que conecta Lleida con Amposta (Tarragona). Concretamente, se destinarán unos 60 millones de euros en proyectos estructurales hasta 2025 y más de siete millones en mejoras. En este sentido, la actuación más relevante del plan es, según el Ejecutivo catalán, la transformación de esta carretera de dos carriles en una vía 2+1 para favorecer los adelantamientos con seguridad y evitar los choques frontales. “Es una propuesta integral que, como concepto, incorpora el 2+1, pero lleva aparejadas otras actuaciones de carácter más técnico”, ha subrayado Calvet.

Además de la implantación del 2+1, el proyecto también incluye la mejora de la geometría de los carriles de incorporación y salida a la vía; la renovación del pavimento por uno nuevo de mayor adherencia y drenaje, así como que reduzca el rudo; la sustitución de los sistemas de contención en los puentes; mejoras en las intersecciones; y la pavimentación de cunetas. Por otra parte, el proyecto analizará la reordenación de la accesibilidad de los viales municipales y fincas particulares o agrícolas, mediante viales laterales de servicio. Finalmente, se prevé la implantación de cierres perimetrales para limitar el acceso de animales y se asegurará la estabilidad de los taludes, así como se estudiará la implantación de itinerarios para peatones y ciclistas.

“Este proyecto responde a reactivar la economía, el mercado de trabajo y la movilidad”
Damià Calvet Consejero de Territori i Sostenibilitat de la Generalitat de Catalunya

La C-12 es un eje de 133 kilómetros de longitud que comienza en Lleida y cruza las comarcas de la Ribera d’Ebre y del Baix Ebre hasta llegar a Amposta. “Es una vía con tramos urbanos e interurbanos, con una intensidad de tránsito notable”, ha recordado Calvet. Por ejemplo, la Generalitat ha informado que en las Terres de l’Ebre acostumbran a pasar entre 2.700 y 12.600 vehículos diarios; mientras que en Lleida las cifras oscilan entre los 2.700 y los 6.100 vehículos. “El proyecto de la C-12 responde doblemente al reto de reactivación económica y social que vivimos tras la emergencia sanitaria: incide en el mercado de trabajo, en la economía y en la movilidad de estas comarcas, porque activa la obra pública; y estas obras mejorarán las comunicaciones y favorecerán la competitividad del territorio”, ha añadido el consejero.

Actualmente, ya se ha licitado la redacción de los dos primeros proyectos constructivos. El primero, que discurre entre Lleida y Alfés, ha contado con un importe de 214.000 euros y un plazo de ejecución de seis meses, en una obra que la Generalitat prevé que comporte una inversión de cinco millones de euros. Una segunda actuación ya licitada se ubica entre Tortosa y Amposta, por un importe de 212.000 euros y un plazo de seis meses, con una inversión que también se prevé que sea de cinco millones. Finalmente, a estos concursos se le sumará en los próximos días la licitación de un tercer proyecto en las Tierras de l’Ebre, entre Garcia y Móra la Nova. Se estima para la ejecución de la obra una inversión de cinco millones de euros. Otras mejoras en el corto plazo incluyen la estabilización de taludes en diferentes puntos, la construcción de diversas rotondas y la mejora de accesos.