21 de septiembre de 2020 | Actualizado 12:19

BMW se suma al proyecto de UECC para realizar pruebas con biocombustible

El grupo automovilístico se une a la iniciativa de reducción de emisiones de CO2 en el buque Ro-Ro ‘Autosky’ que conecta Zeebrugge y Rotterdam con Santander
BMW / UECC

La naviera United European Car Carriers (UECC) y la empresa GoodFuels se han asociado con BMW para efectuar pruebas de consumo del combustible ‘biofuel’ que será utilizado durante un periodo inicial de tres meses por el buque Ro-Ro ‘Autosky’ en la ruta que conecta los puertos de Zeebrugge, Rotterdam con los de Santander y Pasaia. Esta iniciativa busca impulsar la descarbonización del transporte marítimo y parte de la premisa que este biocombustible reducirá las emisiones de los envíos de BMW en esta ruta en torno al 80% o 90%. 

Según ha indicado UECC en un comunicado, esta prueba de tres meses supondrá la reducción de más de 400 toneladas en la huella de carbono en el transporte del grupo automovilístico. Este es un paso “muy significativo”, ha subrayado la compañía, para lograr una cadena de suministro de cero emisiones, y es el objetivo principal del programa GoodShipping, que busca la reducción de la huella ambiental. 

La prueba de tres meses en el ‘Autosky’ reducirá la huella de carbono de BMW en más de 400 toneladas

Con esta escalabilidad, el biocombustible marino permite a operadores cumplir con la nueva legislación sobre el contenido de azufre para los combustibles marinos, así como las futuras regulaciones sobre la reducción de carbono para 2030 y 2050. El responsable de Energía y Sostenibilidad de UECC, Daniel Gent, ha apuntado que “la participación de BMW en la prueba en nuestro buque Ro-Ro ‘Autosky’ debería mostrar al sector del motor que los medios para descarbonizar ya están disponibles y que nuestros barcos están equipados para enfrentar este desafío”. Desde el programa de GoodShipping, han añadido que “la proactividad de BMW Group debería actuar como un incentivo para que otros en el sector se unan a nosotros en este proyecto”.

El primer volumen de biocombustible fue entregado por GoodFuels al ‘Autosky’ el pasado 16 de marzo de 2020 en el puerto de Rotterdam, y se ha reabastecido en múltiples ocasiones entre este mismo mes y julio de 2020. El biocombustible marino que emplea está basado en aceite de cocina y está, según UECC, “prácticamente libre de óxido de azufre (SOx) y ofrece una reducción de CO2 del 80 al 90% de pozos de escape frente a los equivalentes fósiles”. Esta prueba conjunta pretende demostrar que ya existen soluciones para la reducción de la huella de carbono para el transporte de mercancías.