19 de septiembre de 2020 | Actualizado 12:19

Barcelona reactiva la zona de bajas emisiones y amplía la moratoria para mercancías

El plazo se ha ampliado hasta el 1 de abril de 2021 para furgonetas y hasta el 1 de julio del próximo año para camiones y vehículos pesados
Ayuntamiento de Barcelona

La ciudad de Barcelona y su área metropolitana han reactivado la entrada en vigor de las multas por incumplir la zona de bajas emisiones (ZBE), después de que esta medida se viese temporalmente paralizada por la crisis sanitaria. El nuevo calendario y hoja de ruta prevén, no obstante, una ampliación de los plazos de moratoria para furgonetas y camiones. Concretamente, en el primer caso, el plazo se ha ampliado hasta el 1 de abril de 2021 y, en el de los camiones y vehículos pesados, hasta el 1 de julio del próximo año. Asimismo, en los pesados se contempla una prórroga de un plazo proporcional “si no se dan las condiciones legales y técnicas para la implementación de los filtros necesarios”, según ha especificado el Ayuntamiento de Barcelona.

“Las zonas de bajas emisiones han venido para quedarse, como herramienta para reducir la contaminación y proteger la salud de las personas”, ha señalado el vicepresidente de Mobilitat, Transport i Sostenibilitat del Área Metropolitana de Barcelona (AMB), Antoni Poveda. Además del AMB, el resto de instituciones implicadas incluyen los cinco ayuntamientos que integran la ZBE Rondes BCN (Barcelona, Cornellà, Esplugues, L’Hospitalet y Sant Adrià del Besòs) y la Generalitat de Catalunya. Poveda ha añadido que “la ley del cambio climático obliga a crear zonas de bajas emisiones” y ha anunciado que “en los próximos meses también se crearán otras zonas de bajas emisiones en municipios metropolitanos”. El vicepresidente también ha aprovechado la ocasión para celebrar el plan de impulso a la industria del automóvil del Gobierno central.

“También se crearán otras zonas de bajas emisiones en municipios metropolitanos en los próximos meses”
Antoni Poveda Vicepresidente de Mobilitat, Transport i Sostenibilitat del AMB

Por su parte, el regidor de Emergència Climàtica i Transició Ecològica del Ayuntamiento de Barcelona, Eloi Badia, ha recordado que durante el estado de alarma los niveles de contaminación en el área metropolitana de Barcelona “cayeron a mínimos históricos” y ha subrayado que “apostar por un aire limpio nos permitirá la reactivación de una economía resiliente y de futuro”. Según un estudio liderado por diferentes instituciones cantalanas, la media de dióxido de nitrógeno (NO2) en la ciudad ha descendido el 55% durante el estado de alarma, en comparación al mes anterior, mientras que la de carbono negro ha caído el 63% y las partículas PM10, el 21%. A pesar de ello, el Ayuntamiento de Barcelona ha advertido de que el incremento del ecommerce “supondrá un fuerte aumento de las emisiones contaminantes y empeorará la calidad del aire”.

A este respecto, la directora general de Qualitat Ambiental i Canvi Climàtic de la Generalitat, Mercè Rius, ha expresado su intención de ir un paso más allá: “Además de la renovación de flotas, queremos fomentar actuaciones para reducir la movilidad obligada, potenciando el teletrabajo y favoreciendo la flexibilidad de los horarios para disminuir los problemas que puede haber en hora punta”. Al dar facilidades para que la movilidad quede repartida de forma más homogénea, Rius aspira a mantener un menor uso del transporte privado y evitar consecuentemente su impacto en la calidad del aire y el ruido.

Centro de preferencias de privacidad

Anuncios

Estadísticas

Google Analytics