5 de agosto de 2020 | Actualizado 13:16

Correos incorpora 4.000 puestos fijos con dos años de retraso y pospone otras 6.000 plazas

Los sindicatos denuncian el "marketing" en torno a la incorporación tardía de puestos fijos por parte de la compañía pública
Correos

El operador público Correos ha anunciado la incorporación de 4.005 trabajadores fijos a su plantilla. Según ha destacado en un comunicado: “Apostamos una vez más por la creación de empleo estable como la mejor garantía a través del compromiso que se materializó en el acuerdo en diciembre de 2018 con las organizaciones sindicales CCOO, UGT, CSIF y Sindicato Libre”. Por su parte, los agentes sociales que han formado parte del acuerdo han denunciado la llegada “tardía” de este acuerdo y el retraso en la incorporación de plazas fijas ya aprobadas durante los anteriores ejercicios. 

Los más de 4.000 nuevos puestos corresponden a las categorías operativas de reparto motorizado y a pie en el ámbito urbano y rural, agente/clasificación y atención al cliente en oficinas. De los 4.005 puestos de trabajo fijo, 1.896 desempeñarán labores de reparto urbano y servicios rurales motorizados, 722 lo harán de reparto urbano y servicios rurales no motorizados, 725 ocuparán puestos de agentes de clasificación, y, por último, 662 desarrollarán funciones de atención al cliente.

Según CCOO, aún faltan otros 6.000 puestos fijos ya aprobados en presupuestos de los ejercicios 2019 y 2020

El secretario general de CCOO Correos, Regino Martín, ha denunciado “el marketing” que ha propagado el operador de paquetería sobre el anuncio de los puestos de empleo fijos. “Siempre es una absoluta alegría para un sindicato la creación de empleo”, ha explicado Martín. Ahora bien, no es motivo de satisfacción cuando “se juega con la eventualidad y la precariedad”. En su opinión, Correos ha retrasado “de forma intencionada” todas las ofertas de empleo durante más de dos años. 

En los últimos años, ha pospuesto de manera reiterada la convocatoria de plazas fijas, según ha explicado el sindicato. En 2015, el operador ofertaba 1.606 puestos indefinidos, que acabaron materializándose en la práctica en 2017, con dos años de retraso. La oferta de 2016, con 2.295 plazas, también fue derivada al 2018. “La convocatoria de la que se habla a día de hoy, con las 4.005 personas que pasarán a cubrir puestos fijos, es la relativa a los presupuestos de 2017-2018”, han recordado desde la entidad sindical. Por lo tanto, “estas personas ya deberían haber accedido a un puesto fijo hace tres años”, ha añadido el secretario general de CCOO Correos. Asimismo, ha subrayado que las convocatorias de 2019 y 2020 también llevan retraso, suponen 3.491 nuevos puestos para 2019 y otros 2.500 para 2020 “que no han salido ni han sido convocados”, ha insistido Regino Martín. En total, son cerca de 6.000 empleos aún “a deber” por parte del operador público, puesto que ya han sido aprobados en los presupuestos. En este sentido, los agentes sociales han denunciado el juego del operador “con la precariedad y temporalidad actual”. 

500 de los empleos fijos son parciales

En torno a 500 de los 4.005 puestos son contratos a tiempo parcial de 14h semanales durante los fines de semana

Además, según los datos de CCOO, existen otros 7.000 puestos eventuales “camuflados en fraude de ley”. En definitiva, el secretario general de CCOO Correos ha contabilizado que el operador mantiene desde 2015 una plantilla compuesta por 13.000 contratos temporales ‘estructurales’, lo que supone el 23% de su plantilla total, que deberían ser cubiertos por puestos fijos. “Tener una masa crítica del 23% de eventuales, significa tener carne de cañón para trabajar”, ha manifestado Martín.

A esta crítica por el retraso en la publicación de las ofertas, se le suma la denuncia del sindicato por la elevada tasa de trabajo temporal y a tiempo parcial “que fomenta el empleo precario”. Además, según los datos de CCOO, en torno a unos 500 empleos de los 4.005 puestos fijos aprobados este miércoles por Correos son contratos a tiempo parcial “de unas 14 horas semanales de trabajo durante los fines de semana”. 

UGT critica que el proceso se ha materializado “mal, tarde y lleno de irregularidades”

Por su parte, el secretario federal del sector postal de FeSP-UGT, José Manuel Sayagués, considera que este acuerdo se ha materializado “mal, tarde”. El representante de UGT ha puesto de relieve los problemas que se han generado en torno la examinación de los candidatos para acceder a estos puestos fijos, un proceso que ha calificado “lleno de irregularidades”.