18 de septiembre de 2020 | Actualizado 17:32

El coronavirus incrementa la demanda de alquiler a corto plazo de carretillas

La incertidumbre generada por la pandemia ha llevado a las empresas a congelar sus inversiones en la compra de productos nuevos o alquileres a largo plazo
Still

La interrupción de las actividades de producción impuesta por el estado de alarma derivado de la pandemia del coronavirus ha provocado un aumento en la demanda de carretillas Still de alquiler a corto plazo para cubrir el crecimiento inesperado en el volumen de trabajo en estos sectores durante los meses de marzo y abril. En este sentido, el fabricante ha subrayado que las empresas del sector alimentario, farmacéutico o logístico han optado por este servicio debido a la fiablidad, la seguridad, la higiene y la flexibilidad. Con el reinicio de las actividades industriales con regularidad, Still ha ampliado su promoción especial para el alquiler a corto plazo con el fin de promover que las compañías puedan dar la respuesta inmediata que sus clientes solicitan.

El alquiler a corto plazo está en aumento porque garantiza flexibilidad y ajuste de costes

La compañía intralogística ha apuntado que el clima de inestabilidad que deja la pandemia de la Covid-19 ha provocado que en la actualidad numerosos empresarios todavía sean reacios a realizar inversiones de futuro. Por ello, ha lanzado un descuento del 20% en los nuevos contratos de alquiler a corto plazo. La oferta, ha subrayado el fabricante, es válida para todas las solicitudes recibidas a través de su página web hasta el 31 de julio del presente año y se aplica a toda la flota de alquiler a corto plazo. El jefe del servicio en Still España, Emilio Rama, ha destacado que la fiabilidad está siendo clave en la firme predisposición del sector por este servicio.

En este sentido, Rama ha afirmado que, a lo largo de “los últimos tres meses, hemos detectado un crecimiento al alza de nuevos acuerdos de alquiler, en gran medida por la incertidumbre generada, pues muchas compañías han congelado sus inversiones en la compra de productos nuevos o alquileres a largo plazo y han optado por los de corto plazo debido a la flexibilidad que ofrecen”. Still ha apuntado que en los últimos años, la demanda de alquiler a corto plazo se encuentra en crecimiento constante, porque garantiza la máxima flexibilidad y consigue un control estricto de los costes.