15 de agosto de 2020 | Actualizado 14:59

Los tráficos portuarios de Tarragona se reducen en una cuarta parte hasta junio

La autoridad Portuaria ha atribuido entre el 6% y el 8% de la caída a los efectos directos derivados de la pandemia del coronavirus
Operativa de 'project cargo' en el puerto de Tarragona | Puerto de Tarragona

El puerto de Tarragona ha registrado en el primer semestre del año una caída del 25% en sus tráficos. De este porcentaje, la autoridad portuaria ha atribuido entre el 6% y el 8% a “los efectos directos de la pandemia”, mientras que el resto son “factores previstos como la reducción del carbón y de la sal potásica”. A este respecto, el presidente del puerto de Tarragona, Josep Maria Cruset, ha destacado que otros factores imprevistos como el temporal Gloria, el accidente de IQOXE, el conflicto internacional del crudo de petróleo o la producción de cereales. “La actitud de anticipación ante los factores previstos ha permitido afrontar la crisis del Covid-19 con un impulso inicial y una preparación de la organización muy importante”, ha puntualizado Cruset.

Se han adoptado medidas urgentes como el ofrecimiento del Tinglado 1 para atender a enfermos; un plan de contingencias semanas antes del estado de alarma; y medidas para paliar los efectos económicos en el puerto, con la actualización del plan de inversiones y con la inyección de 25 millones de euros en liquidez a las empresas, así como aplazamiento y bonificación de tasas. Además, Cruset ha subrayado que “el puerto ha estado totalmente operativo”, pese la ralentización de la actividad. Entre otros, en los meses de confinamiento ha potenciado el transporte de cereales por ferrocarril, ha acogido barcos de grandes dimensiones, ha registrado una gran operativa con animales vivos, ha realizado la operativa de pasta de papel más grande de su historia o ha iniciado un nueva operativa de carga de proyecto. Asimismo, también ha estrenado un nuevo servicio de bunkering en la zona de fondeo.

El temporal Gloria, el accidente de IQOXE o el conflicto internacional del crudo de petróleo también han afectado a la baja

Por otra parte, Cruset ha recordado que la pandemia no ha frenado las obras y proyectos estratégicos en marcha, como la construcción del nuevo muelle de Baleares o los proyectos de remodelación de la antigua sede de la autoridad portuaria y el proyecto de reforma del Museu del Port. El presidente también ha destacado las características competitivas del puerto, como su calado y muelles para grandes barcos o su capacidad de almacenaje. “Este excelente posicionamiento de partida se verá reforzado con las inversiones en el muelle de la Química, la urbanización de la Zona de Actividades Logísticas (ZAL), el desarrollo de la Terminal Intermodal de Guadalajara y la construcción del contradique del Prats y de los muelles adyacentes”, ha añadido. Además, en cuanto a la ZAL, Cruset ha señalado que “su millón de metros cuadrados supondrán la atracción de inversiones, la generación de actividad empresarial y la creación de más de 3.000 puestos de trabajo”.

Finalmente, la puesta en marcha del Corredor Mediterráneo o la conexión A-27 con Montblanc a través del túnel de Lilla, unidas a la extensión de la intermodalidad en la terminal de la Boella y la construcción de la terminal de Guadalajara, serán “clave”, según el puerto, para el crecimiento y diversificación de los tráficos. “No son proyectos del puerto de Tarragona, sino proyectos que impulsa el puerto para el territorio”, ha explicado Cruset, en el marco de un webinar organizado por la Cámara de Comercio de Tarragona.