8 de agosto de 2020 | Actualizado 16:37

La supply chain requiere más agilidad para adaptar los flujos frente a los riesgos globales

La gestión del riesgo se ha convertido en un elemento clave para evitar futuras disrupciones ante las tensiones geopolíticas y la pandemia
Volvo Trucks / Pixabay / Crown / Freepik

El coronavirus y las guerras comerciales han generado una inquietud creciente entre los directivos del sector logístico y del transporte. Como se ha comprobado en los últimos meses, lo que ocurra en China puede rápidamente afectar a los negocios en Europa, por lo que cada vez resulta más importante analizar a través del dato cuáles son los riesgos para evitar futuras disrupciones en la supply chain. Más allá de la evaluación sobre estos posibles escenarios, también ha ganado peso la rapidez de las empresas para adaptarse al cambio, ya que “es necesario saber reaccionar con rapidez y agilidad a la hora de relocalizar la producción de un país a otro”, ha sentenciado el vicepresidente y director general de Supply Chain en la multinacional de equipamiento electrónico médico y de laboratorios Agilent Technologies, Fabrice Thomas.

La incertidumbre geopolítica y la resiliencia de la cadena de suministro ha sido una de las temáticas que se han tratado en el encuentro Virtual Supply Chain Summit 2020, organizado por la consultora británica Alcott Global. Este espacio ha reunido a diversos panelistas internacionales que han debatido sobre cuál es la mejor estrategia en la gestión del riesgo para operadores logísticos y empresas cargadoras que desarrollan su actividad a nivel global y que pueden verse severamente afectadas por conflictos externos. La situación provocada por el Covid-19 ha generado un cambio en la mentalidad de las compañías. Por un lado, se han acelerado los procesos de digitalización para disponer de una mayor visibilidad de su supply chain y mejor acceso al dato. Por otro, cada vez más empresas se plantean diversificar su cadena de suministro para evitar quedarse en medio del fuego cruzado. 

“Si no somos capaces de anticiparnos, por lo menos debemos ser capaces de reaccionar rápido”
Fabrice Thomas Vicepresidente y director general de Supply Chain en Agilent Technologies

“Veinte años atrás todas las empresas se trasladaron a China porque era el país más económico, lo que le ha convertido en el centro de la industria manufacturera del mundo”, ha constatado el máximo responsable de Supply Chain en Agilent Technologies. A día de hoy, Fabrice Thomas sostiene que “es el momento de redibujar nuestras cadenas de suministro valorando todo tipo de posibles escenarios”. En este sentido, ha señalado que la gestión de crisis no supone “ser negativo”, sino que consiste en evaluar los factores macroeconómicos “que pueda influir directamente a nuestra estrategia”. 

Lo que sin duda puede marcar la diferencia, ha asegurado Fabrice Thomas, es la agilidad de respuesta: “Si no somos capaces de anticiparnos a ciertas situaciones, como ha pasado con el Covid-19, por lo menos debemos ser capaces de poder reaccionar lo más rápidamente posible”. En concreto, la relocalización de la supply chain puede suponer para esta compañía en torno a los 18 meses a dos años, ha calculado el directivo, “pero ya vemos evolucionar las relaciones entre China y Estados Unidos cada seis meses, por lo que tenemos que encontrar la manera de relocalizar la producción prácticamente de un día para otro”.

El mapeo de riesgos en la supply chain de Agilent Technologies ha evitado disrupciones durante la pandemia

De hecho, esta compañía estadounidense desarrolla parte de sus actividades en China, donde ha experimentado de primera mano los estragos que ha provocado las restricciones por el Covid-19 en su propia supply chain. No obstante, “hemos sido capaces de hacer entregas a todos nuestros proveedores gracias al desarrollo temprano de un mapeo de todos los riesgos que podrían afectar a nuestros activos en China”, ha revelado su vicepresidente. Así, en el momento en el que el virus se expandió por Europa, esta solución se implementó también en Europa y Estados Unidos para afrontar la crisis. 

“Todo reside en el dato”, ha añadido, por su parte, el presidente del proveedor tecnológico para la cadena de suministro E2Open, Michael Farlekas. “Con una buena predicción de lo que puede ocurrir en un futuro, puedes adelantarte a los acontecimientos y entender cómo va a reaccionar la demanda”, ha completado el ponente. Para ello, “es necesario disponer de información precisa para tomar decisiones rápidamente, ser menos dependiente a nivel geográfico y diversificar la base de la supply chain para que esta sea más resiliente”. Respecto a lo manifestado por Fabrice Thomas, el presidente de E2open ha explicado que “necesitamos poder diversificar en semanas y no en años como lo hacemos ahora”.

“Debemos ser menos dependientes y diversificar la supply chain para que sea más resiliente”
Michael Farlekas Presidente de E2Open

Por último, el presidente de Transported Asset Protection Association (TAPA), Tony Lugg, también ha aconsejado que “se acelere la digitalización para contar con toda la información a tiempo real disponible”. Además, ha lamentado la falta de iniciativas novedosas y de emprendedores que piensen en cómo solucionar estos problemas comunes. “La solución de mapeo de la supply chain para evaluar todos los riesgos me parece que es el tipo de proyecto emprendedor que el sector necesita para seguir adelante”, ha puntualizado.