21 de septiembre de 2020 | Actualizado 12:19

El puerto de Ferrol recupera la senda del crecimiento en el segundo trimestre

La actividad de la instalación portuaria ha aumentado el 8% en comparación con el mismo periodo de 2019 por el crecimiento del GNL y la bauxita
E.M.

La actividad en el puerto de Ferrol-San Cibrao ha vuelto a crecer tras registrar un aumento del 8,3% durante el segundo trimestre de 2020, en comparación con el mismo período de 2019. Frente a los descensos sufridos durante el primer trimestre del año por la crisis sanitaria, la Autoridad Portuaria de Ferrol-San Cibrao ha asegurado que “se ha compensado parcialmente esta caída con el repunte en el segundo semestre”, donde el mes de abril se ha iniciado con una bajada en el balance de tráficos de 32 puntos porcentuales, pero a principios de julio el retroceso arrastrado se ha situado en menos de la mitad.

Según los datos provisionales de la institución portuaria, las empresas que operan en los muelles de Ferrol y San Cibrao han transportado entre abril y finales de junio unas 2.812.864 toneladas de mercancías, frente a las 2.598.683 contabilizadas durante ejercicio anterior. Este incremento se ha producido pesar de haber perdido el principal tráfico de la Autoridad Portuaria, el de importación de carbón, y también pese a los efectos de la pandemia del coronavirus sobre la navegación mundial. El avance se debe, según la Autoridad Portuaria, por el buen comportamiento de los mercados del gas natural licuado (GNL) y la bauxita.

Este avance se debe por el buen comportamiento de los mercados del gas natural licuado (GNL) y la bauxita

“Empezamos a compensar en nuestros balances la pérdida del carbón por el cese de actividad en As Pontes, si bien es cierto que nos queda un largo recorrido aún para poder igualar la importancia que estas importaciones tenían para la Autoridad Portuaria”, ha valorado el presidente de la Autoridad Portuaria de Ferrol-San Cibrao, José Manuel Vilariño. Asimismo, ha apuntado que “el panorama para los próximos meses vendrá determinado por la incertidumbre que genera la crisis del Covid-19 y, sobre todo en nuestro caso, por las respuestas a sus necesidades que pueda obtener la industria electrointensiva”.

En el global del semestre inicial de 2020, en cambio, los movimientos en los muelles de la Autoridad Portuaria alcanzaron una magnitud de 5,21 millones de toneladas, lo que ha supuesto una caída del 14,9% respecto a los registros de 2019. De esos 6,12 millones de toneladas cargados y descargados en la primera parte del año pasado, 1,99 habían sido de carbón. La bauxita ha liderado el ránking de mercancías del período enero-junio de 2020, con 2.481.567 toneladas, seguida por el GNL, con 653.269. La clasificación la completan en sus puestos altos la alúmina (630.347), el fueloil (213.816), la sosa cáustica (163.530), la madera (163.395), los aceites (160.120), la chatarra (126.553), el biodiésel (120.144) y el acero (86.069).

Los movimientos en los muelles del puerto han registrado una caída del 14,9 % respecto a los mismos de 2019

Entre los grandes tráficos, en términos relativos han destacado las evoluciones del GNL, con un repunte del 127,4%, y del fueloil, la madera y la sosa cáustica, con subidas, respectivamente, del 29,8%, el 24,6%, y el 21,1%. También han evolucionado la bauxita (19,6%), los aceites (17%), el biodiésel (16,4%) y la alúmina (6%). En el resto del desglose de la estiba y desestiba, también han destacado los movimientos de contenedores, con un avance del 3,5% en toneladas.