19 de septiembre de 2020 | Actualizado 12:19

La nueva fase de Logis Empordà abre la puerta a captar 200 millones de inversión privada

Cimalsa pondrá en el mercado más de 328.000 metros cuadrados adicionales de suelo logístico urbanizado a través de una inversión de 5,7 millones de euros
De izquierda a derecha: el presidente de Cimalsa, Enric Ticó, y el consejero de Territori i Sostenibilitat, Damià Calvet | Territori i Sostenibilitat

El consejero de Territori i Sostenibilitat, Damià Calvet, ha presentado el proyecto de las obras de urbanización de la fase 2 de Logis Empordà, acompañado del presidente de Cimalsa, Enric Ticó, y del secretario d’Infraetructures i Mobilitat, Isidre Gavín. Las actuaciones de vialidad total del sector en el centro logístico gestionado por Cimalsa se iniciarán la próxima semana, en unos trabajos que cuentan con un presupuesto de 5,7 millones de euros y un plazo de ejecución de 10 meses. Una vez finalizados, la empresa pública de la Generalitat de Catalunya pondrá en el mercado más de 328.000 metros cuadrados adicionales de suelo logístico urbanizado, permitiendo la implantación de entre 12 y 15 empresas logísticas adicionales. “Estas empresas invertirán unos 200 millones de euros y generarán unos 2.000 puestos de trabajo nuevos, lo que supone un gran impulso y dinamización de la actividad económica del Alt Empordà (Girona)”, ha señalado Calvet.

La adjudicataria de las obras ha sido la unión temporal de empresas (UTE) formada por CRC Obras y Servicios y Vials i Mediambiental. Por su parte, la dirección de obras ha recaído en la compañía Consultoría Técnica y Proyectos 1999. Damià Calvet también ha destacado que posibilitará potenciar un sector económico diferente al turismo, “lo que permite diversificar y fortalecer la economía comercial”. Cabe recordar que la primera fase de Logis Empordà, ejecutada entre 2003 y 2006, constó de 163.000 metros cuadrados de parcela logística neta y una inversión de 24 millones de euros. Actualmente, se encuentran instaladas en este espacio cuatro empresas y se han vendido cuatro parcelas más.

Las obras del proyecto han sido adjudicadas a la UTE formada por CRC Obras y Servicios y Vials i Mediambiental

“Así, con una inversión de unos 35 millones de euros si se suma la urbanización de las dos fases y actuaciones adicionales, se podrá vehicular una inversión privada de 200 millones de euros”, han reiterado desde Territori i Sostenibilitat. Por otra parte, en cuanto a sostenibilidad e impacto en el medio natural se refiere, la Generalitat ha destacado que se ha realizado “un trasplante masivo” de oliveras existentes, se han plantado más de 600 especies autóctonas de árboles en el perímetro y se han incorporado elementos de preservación del medio para garantizar la conservación de la biodiversidad.

La Administración Pública también ha recordado que Logis Empordà forma parte del hub intermodal el Far-Vilamalla, “una de las piezas clave del Corredor Mediterráneo”. A este respecto, el hub está compuesto por la terminal ferroviaria de Vilamalla y un sector del Far d’Empordà. Concretamente, este sector cuenta con una parte destinada a uso logístico, de 35 hectáreas aproximadamente; y una parte destinada a la futura Terminal Ferroviaria del Far d’Empordà, de 24 hectáreas. Junto a la futura terminal, estos espacios se encuentran actualmente en fase de desarrollo del planteamiento urbanístico.

70.000 toneladas de CO2 al año

El hub Intermodal Far-Vilamalla ahorrará más de 70.000 toneladas de CO2 equivalente al año

En este sentido, el hub intermodal busca contribuir a la dinamización de la economía bajo un modelo ambientalmente sostenible y es un proyecto alineado con los objetivos de la Agenda 2030, potenciando la multimodalidad en clave ferroviaria. “La queremos perfectamente orientada a la agenda verde, con acciones, por ejemplo, que descarbonicen la movilidad, como es el caso de esta inversión”, ha destacado el consejero de Territori, pues “Logis Empordà tiene una alta dosis de intermodalidad, de conexión entre el transporte de mercancías por sistema viario con el ferroviario”. La Generalitat ha calculado que el proyecto global del hub Intermodal Far-Vilamalla ahorrará más de 70.000 toneladas de CO2 equivalente al año.

La terminal ferroviaria la ha desarrollado la Generalitat y está gestionada por la sociedad Terminal Intermodal del Empordà (TIE), participada por Cimalsa y la Autoridad Portuaria de Barcelona. Asimismo, la Generalitat y Adif desarrollan en la actualidad de forma coordinada el proyecto de conexión e implantación del doble ancho de vía en ella. La iniciativa, valorada en 12 millones de euros, incluye el alargamiento del apartadero actual hasta 800 metros y la construcción de un segundo de las mismas dimensiones, ambos en ancho UIC e ibérico.