19 de septiembre de 2020 | Actualizado 12:19

Logirail selecciona manipuladores de utis para las terminales de Lugo y Taboadela

Se estima en cada una de las dos terminales intermodales gallegas unos 18.000 movimientos de utis durante los dos años de vigencia del contrato
Acceso a la terminal intermodal de Adif en Taboadela (Orense) | Google Maps

La empresa de servicios logísticos de Renfe, Logirail, ha lanzado dos licitaciones para seleccionar a prestadores de servicios de manipulación y transferencia modal de unidades de transporte intermodal (utis) en sus terminales gallegas de Lugo Mercancías y Taboadela (Orense). En ambos casos, se plantea un contrato de dos años, sin posibilidad y de prórroga y a contar a partir del 1 de septiembre, y un importe máximo de 190.000 euros sin impuestos.

El pliego de cada licitación prevé que el adjudicatoria disponga de dos grúas móviles o carretillas

En cuanto al número de movimientos de utis previstos por Logirail, asciende en ambos casos a 18.000, repartidos en 3.000 para lo que resta de 2020, 9.000 en el transcurso del ejercicio completo de 2021 y 6.000 más en los nueve primeros meses de 2022. “El adjudicatario deberá realizar la manipulación o transferencia modal de los indicados contenedores realizando, principalmente, dos tipos de movimientos con la grúa móvil: movimiento de una unidad de transporte intermodal (uti) de suelo al vagón o movimiento de una uti de vagón a suelo”, según concretan los pliegos de prescripciones técnicas, tanto de la licitación de servicios de la terminal de Lugo como de la de Taboadela. Ahora bien, “podrá realizarse también la transferencia modal de vagón a camión o de camión a vagón sin que la uti pase por el suelo”.

Las empresas seleccionadas deberán “aportar, al menos, dos grúas móviles autopropulsadas o carretillas con una capacidad de levante de hasta 40 toneladas”. Los pliegos explican que “de las dos carretillas, una será la principal, es decir, la que realizará habitualmente el servicio contratado, pero el adjudicatario debe tener en la propia terminal y siempre a disposición de la prestación del servicio, una segunda carretilla de esas mismas características para cubrir posibles incidencias o averías mecánicas”.