18 de septiembre de 2020 | Actualizado 15:18

El repunte del consumo de acero incrementa las exportaciones de chatarra en Cartagena

El enclave murciano mueve durante esta semana la misma cantidad de esta mercancía que registró durante los primeros siete meses del pasado año
Operativa de carga de chatarra | Autoridad Portuaria de Cartagena

Las mercancías relacionadas con las chatarras de hierro están manteniendo una tendencia positiva en el puerto de Cartagena durante el presente ejercicio. La presidenta de la autoridad portuaria, Yolanda Muñoz, ha destacado que, en lo que llevamos de año, “se han movido más de 14.000 toneladas de esta mercancía frente a las 9.300 del mismo periodo del año anterior, con un incremento de casi el 50%”. El crecimiento se debe “al repunte del consumo de acero en países como Turquía donde se está construyendo mucho”, ha explicado Yolanda Muñoz.

14.000 toneladas

Volumen de chatarra registrado en las instalaciones portuarias de Cartagena en lo que llevamos de año

A lo largo de la presente semana, dos buques, el ‘Northwester’ y el ‘MSM Dolores’, están cargando 9.300 toneladas de chatarra que la empresa cartagenera Hermanos Inglés exporta a Turquía y Portugal, ha señalado el puerto murciano. En una semana, “se van a exportar las mismas toneladas que durante los primeros siete meses de 2019”, ha constatado Yolanda Muñoz. El ‘Northwester’ se encuentra atracado en el muelle Polivalente del puerto de Cartagena. Con 103 metros de eslora, zarpó el pasado 20 de agosto de Estambul y volverá a dicho puerto con 5.800 toneladas de chatarra. Por su parte, el ‘MSM Dolores’, procedente del puerto francés de La Nouvelle, tiene como destino Portugal y transportará 3.500 toneladas de la misma mercancía.

La Autoridad Portuaria de Cartagena ha indicado que la mayor parte de la exportación de chatarra que se realiza por el puerto procede del Grupo Inglés, dedicado al reciclaje de chatarras férricas y no férricas, ubicado en Pozo Estrecho. El representante de esta compañía, Francisco Inglés, ha afirmado que gracias al compromiso de la institución portuaria “con empresas como la nuestra, durante el pasado año exportamos 36.000 toneladas de chatarra a varios países, especialmente a Turquía”. Sin embargo, “este año ya hemos superado esa cantidad y han salido de nuestra empresa más de 40.000 toneladas”.

Las nuevas estaciones medidoras de la autoridad portuaria permiten tomar decisiones sobre estas operativas

El compromiso ambiental es una prioridad para la institución portuaria en este tipo de operativas de graneles sólidos. Por ello, recientemente se han instalado dos estaciones medidoras de contaminantes con el fin de optimizar la eficiencia de las actividades portuarias, fomentar la sostenibilidad ambiental y disminuir el impacto de las operaciones. Yolanda Muñoz ha resaltado que es necesario “hacer compatible el movimiento de graneles sólidos con el mantenimiento de unos adecuados niveles de calidad del aire en el entorno”. “Estas estaciones”, ha continuado, “son una herramienta muy útil, ya que miden en tiempo real los niveles de emisión de partículas PM10 en la operativa con este tipo de tráficos, y sirven de base para la toma de decisiones relacionadas con la misma”.