6 de diciembre de 2022 | Actualizado 16:14
Pantalla para reducir el impacto de la actividad portuaria en el Muelle de la Cerámica | Autoridad Portuaria de Castellón

Castellón renueva el certificado ambiental de los puertos europeos

La Autoridad Portuaria de Castellón y la iniciativa privada han invertido más de 20 millones de euros en medidas de protección ambiental durante los últimos años

La Organización Europea de Puertos Marítimos (ESPO) ha renovado la certificación de gestión ambiental del puerto de Castellón. El cumplimiento de la normativa ha sido certificado por Lloyd’s Register LRQA y tiene una validez de dos años, según ha explicado la Autoridad Portuaria de Castellón.

“La certificación Port Environmental Review System (PERS) pone de manifiesto nuestro compromiso medioambiental en el crecimiento sostenible y en el cumplimiento de los estándares ambientales necesarios como puerto respetuoso con el medio ambiente”, sostiene el enclave castellonense. Esta acreditación “nos obliga a medir sistemáticamente la calidad del agua, aire, ruido, así como el impacto sobre el territorio”, ha afirmado el presidente de la Autoridad Portuaria de Castellón, Francisco Toledo.

La Autoridad Portuaria de Castellón ha invertido en los últimos ejercicios 1,5 millones de euros en sostenibilidad ambiental, a los que deben sumarse otros 18,5 millones de la iniciativa privada. Entre las inversiones productivas de la autoridad portuaria, destacan el nuevo acceso viario a la Dársena Sur, medidas de eficiencia energética y la adquisición de una barrera anticontaminación para sellar la bocana del puerto en el caso de un episodio de contaminación.

Además, la autoridad portuaria ha puesto en marcha acciones para minimizar la emisión de partículas debido al tránsito de camiones, tales como cambiar los sentidos de circulación, limitar la velocidad y obligar a circular con toldos cuando se lleve mercancía. También ha entrado en funcionamiento el primero de los lavaruedas en los viales de salida del Muelle de la Cerámica para frenar el arrastre de partículas fuera del puerto y que son de uso obligatorio para todos los camiones.

Como resultado de esta estrategia, se ha incrementado en el puerto de Castellón la superficie de almacenamiento cerrado en un 18%, hasta alcanzar los 175.000 metros cuadrados, y la de semicerrados en un 21%, hasta los 38.500 metros cuadrados. “Toda la comunidad portuaria está concienciada en que ganar en protección medioambiental es ganar en sostenibilidad de la actividad y seguiremos en esa línea”, ha señalado Francisco Toledo.