18 de abril de 2024 | Actualizado 16:00

Anesco solicita soluciones al Gobierno ante la caída del puerto de Melilla

Desciende el tráfico de contenedores en más de un 39% hasta octubre de 2018

La Asociación de Empresas Estibadoras (Anesco) ha solicitado reunirse con los responsables de los ministerios de Interior y Asuntos Exteriores para frenar la caída de la actividad portuaria en Melilla. Reclama al Gobierno un plan de actuación urgente y coordinado interministerial para solucionar el persistente descenso de la actividad portuaria en Melilla.

Entre enero y octubre, el tráfico ha descendido el 39% respecto al mismo periodo el año anterior, según la estadística mensual de Puertos de Estado. Anesco advierte que la situación que arrastra el puerto melillense es alarmante en el tráfico de contenedores Lo-Lo. Acumula en este segmento una caída superior al 70% en comparación con 2017.

Desde la patronal de empresas estibadoras insisten en que el origen de la crisis se sitúa en mayo del 2017 tras la decisión de la delegación del Gobierno español de implantar una nueva organización en el puesto fronterizo.
Además, el puerto de Melilla ha experimentado una importante pérdida derivada de la medida adoptada en julio de 2018 por parte del ministerio de Economía y Finanzas de Marruecos por la que sólo se permiten despachar para la importación las mercancías que hayan sido descargadas en el país magrebí.

Por su parte, Anesco alerta de que la situación afecta a la labor empresarial de toda cadena logística de Melilla e impacta directamente en el conjunto de empresas prestadores de servicios portuarios, transitarios y transportistas. En consecuencia, “ha generado una importante pérdida de empleo que deriva del descenso de la actividad comercial del puerto estimada ya en un 50%”, recuerdan las compañías estibadoras.