20 de mayo de 2024 | Actualizado 19:16

El sector europeo del automóvil lamenta los aranceles a la importación de acero

Bruselas ha propuesto continuar gravando con hasta el 25% las importaciones de acero hasta 2021

La Asociación Europea de Fabricantes de Automóviles (ACEA en sus siglas en inglés) ha manifestado su desacuerdo ante la proposición de la Comisión Europea de continuar gravando las importaciones de acero. En marzo, el Ejecutivo comunitario inició una investigación sobre este tipo de importaciones como respuesta a restricciones similares tomadas por Estados Unidos y en julio decidió adoptar medidas provisionales a través de un impuesto del 25% a las que superasen un cierto nivel. El pasado 20 de diciembre, la Unión Europea propuso a los 28 Estados miembros continuar con las medidas provisionales hasta julio de 2021.

La asociación considera que esta decisión “no tiene en cuenta las necesidades del sector automovilístico” y que “impactará en la competitividad de los fabricantes europeos de automóviles”. Según ACEA, el acceso de este sector a la producción de acero de la Unión Europea es muy limitada en la actualidad y las importaciones son necesarias para cubrir los huecos de la cadena de suministro. “La fabricación de vehículos de motor ha crecido en cinco millones de unidades al año desde 2014 y ha sido necesario el aumento de las importaciones para satisfacer esta gran demanda”, explica su secretario general, Erik Jonnaert.

ACEA afirma que no hay razón para proteger a los productores de acero de la Unión Europea debido a su positiva situación en el mercado, ya que están “altamente protegidos por medidas antidumping y antisubsidio”. Erik Jonnaert ha subrayado que la propuesta impactará negativamente en la competitividad de los fabricantes europeos, que según él ya deben hacer frente a “la amenaza de tarifas por parte de Estados Unidos en las importaciones de vehículos de motor y componentes de automoción” y a “la posibilidad de que no exista un acuerdo en el Brexit”.