17 de abril de 2024 | Actualizado 12:58

Anfac denuncia ante la UE la prohibición de circular con vehículos diésel en Baleares

El Ejecutivo balear plantea probar en 2025 los turismos y motos diésel y, a partir del 2035, también los furgones y furgonetas que usen este combustible
El vicepresidente Ejecutivo de Anfac, Mario Armero | Anfac

La Asociación Española de Fabricantes de Vehículos y Camiones (Anfac) ha denunciado ante la Comisión Europea, la prohibición de circulación de los coches diésel en oposición al proyecto de ley de Cambio Climático y Transición Energética del Gobierno de las Islas Baleares. Esta normativa, prohíbe la circulación de vehículos diésel (turismos y motos) por las islas, a partir de 2025. Asimismo, a partir de 2035, se inhabilita también la circulación de los furgones y furgonetas diésel.

Anfac ha solicitado a la Comisión Europea que inicie un procedimiento por infracción del Derecho de la Unión Europea. No obstante, en el caso de que se mantenga la vigencia de la aprobación, la asociación reclama la adopción de medidas cautelares para suspenderla.

Ante este escenario, la asociación ha señalado que “los concesionarios radicados en las Baleares no podrán vender vehículos de nuevas tecnologías, con el consiguiente impacto económico”. Anfac tilda estas medidas de “arbitrarias y desproporcionadas”. Además, según la asociación, “incumplen la libre prestación de servicios, el marco europeo de homologación de vehículos de motor, los procedimientos en materia de reglamentaciones técnicas e incluso, subsidiariamente, el Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea”, así como de la ley española 20/2013 de garantía de la unidad de mercado.

A su juicio, la entrada en vigor de la ley de Cambio Climático y Transición Energética del Govern de las Islas Baleares “afectará gravemente al normal funcionamiento del mercado interior y será perjudicial para la libertad de circulación de mercancías”. La asociación denuncia que tras varios intentos de negociación, en relación con el proyecto, no ha sido tomada en cuenta, y en consecuencia, se ha decantado por tomar esta vía de denuncia europea. Además, ha afirmado que “está a favor de una ley de Cambio Climático y Transición Energética que no se base en prohibiciones, sino que fije objetivos ambiciosos de reducción de emisiones y estrategias para conseguirlos”.