28 de febrero de 2021 | Actualizado 7:49
Marifrán Carazo | PP Andalucía

Marifrán Carazo consensuará el Plan Andaluz de Infraestructuras del Transporte 2019-2025

La hasta ahora portavoz del PP en la comisión de Educación del Parlamento de Andalucía es la nueva consejera de Fomento del Gobierno andaluz

Partido Popular (PP) y Ciudadanos han confiado en la hasta ahora portavoz del PP en la comisión de Educación del Parlamento de Andalucía, Marifrán Carazo, para consensuar el nuevo Plan Andaluz de Infraestructuras del Transporte (PAIT) 2019-2025. La nueva consejera de Fomento, Infraestructuras y Ordenación del Territorio del Gobierno andaluz, presidido por Juanma Moreno, deberá “concretar y planificar la ejecución a corto, medio y largo plazo” y también responsabilizarse de alcanzar “una inversión pública autonómica mínima de 600 millones de euros anuales”, según recoge el programa electoral del PP.

Tanto el programa electoral del PP como el de Ciudadanos consideran prioritario esa hoja de ruta de inversiones en infraestructuras y también la mejora de la red de carreteras de Andalucía. “Impulsaremos un plan de recuperación del déficit acumulado en la conservación de la red autonómica de carreteras de Andalucía, con una inversión anual de 250 millones de euros para los próximos siete años no computable en la inversión prevista en el PAIT 2019-2025”, aseguraba el Partido Popular en su oferta electoral a los ciudadanos. De hecho, se ha comprometido a culminar “las autovías del Olivar, del Almanzora y del Guadalhorce” y a avanzar “en todos los viarios reprogramados en los últimos años”.

DISCREPANCIAS PP-CIUDADANOS

Existe algo menos de concordancia entre los dos partidos que gobiernan ahora la Junta de Andalucía en otras materias que deberá gestionar Marifrán Carazo. Mientras su partido ha hecho hincapié en la necesidad de desarrollar “la Red de Áreas Logísticas de Andalucía con el objetivo de poner las 11 áreas previstas en funcionamiento en la próxima legislatura”, Ciudadanos ha puesto mayor énfasis en otras cuestiones como la necesidad de gestionar de forma conjunta “los puertos de Cádiz, Sevilla y Huelva, los de Algeciras y Ceuta, y los de Málaga, Motril, Almería y Melilla”.

El partido que concurrió a las elecciones con Juan Marín de cabeza de lista, hoy vicepresidente del Ejecutivo andaluz, también se mostró dispuesto a exigir “la mejora de las conexiones ferroviarias a los puertos andaluces, entre ellas las de Algeciras-Bobadilla y Málaga-Córdoba” o a “promover la participación en la gestión aeroportuaria de las Administraciones Públicas andaluzas y de los principales agentes económicos y sociales”. En lo que sí cuentan con absoluta sintonía los dos socios de Gobierno en Andalucía es en reclamar al Ejecutivo central el cumplimiento de “sus compromisos de inversión en infraestructuras con Andalucía”, en palabras de Ciudadanos, o en el caso del PP, “las planificaciones y los compromisos asumidos en materia de infraestructuras competencia del Estado, y en concreto la relativa al Corredor Ferroviario Mediterráneo y al Atlántico”.