4 de diciembre de 2020 | Actualizado 19:06
Xunta de Galicia

Asturias, Galicia y Castilla y León reclaman medidas y financiación para el Corredor Atlántico

El presidente de la Xunta de Galicia cifra en una inversión de 3.000 millones de euros para optar a la cofinanciación con fondos europeos

Los Ejecutivos autonómicos de Galicia, Asturias y Castilla y León solicitarán al Gobierno central un programa de actuaciones y la demanda de financiación comunitaria para transformar el Corredor Atlántico de mercancías en sinónimo de competitividad, progreso económico y empleo; para transformar líneas ferroviarias diseñadas en el siglo XIX, en un ferrocarril de mercancías que le permita al Noroeste competir en la Europa del siglo XXI. Así lo han manifestado los tres presidentes de estas autonomías en el ‘Encuentro para el impulso del Corredor Atlántico Noroeste’ celebrado en Santiago de Compostela. 

“Sólo con una red ferroviaria moderna, rápida y fiable se podrá conectar el tejido empresarial del noroeste con Europa en condiciones competitivas”
Alberto Núñez Feijoo Presidente de la Xunta de Galicia

Según el presidente de la Xunta de Galicia, Alberto Núñez Feijoo, es necesaria una inversión de cerca de 3.000 millones de euros para optar a la cofinanciación con fondos europeos. Núñez Feijoo ha explicado que “sólo con una red ferroviaria de transporte de mercancías moderna, rápida y fiable se podrá conectar el tejido empresarial del noroeste con Europa en condiciones competitivas en cuanto a precio, tiempos de disponibilidad o incluso servicios de postventa. Y más aún, ya que hasta el 50% del precio final de un producto puede venir determinado por el transporte”.

El encuentro de las tres comunidades autónomas presentes hoy en Santiago de Compostela se constituye como un apoyo al Corredor Atlántico Noroeste, que pretende la ampliación del Corredor Atlántico número 7 que une Portugal y España al centro de Europa, recorriendo en diagonal Castilla y León, conectándolo con los grandes puertos de Galicia y Asturias: Vigo, A Coruña, Gijón y Avilés, a través de Palencia, León y Ponferrada.

“España es un país hemipléjico en infraestructuras, con un claro desequilibrio geográfico entre el Atlántico y el Mediterráneo”
Juan Vicente Herrera Presidente de Castilla y León

Según ha recordado el presidente de la Junta de Castilla y León, Juan Vicente Herrera, el corredor número 7 es una pieza clave en la vertebración y cohesión territorial de España, “un país que a día de hoy es, en materia de infraestructuras, hemipléjico, con un claro desequilibrio geográfico entre el Atlántico y el Mediterráneo”, ha señalado Herrera. Esto situación “no la podemos permitir, porque las infraestructuras son para el territorio lo que la formación para las personas: posibilidades reales de cambiar su futuro a mejor”, ha añadido Herrera.

PARTICIPACIÓN EN EL PLAN DIRECTOR
El presidente de Castilla y León ha afirmado también que “es esencial que las comunidades puedan participar en la elaboración del plan director del Corredor Atlántico de mercancías que el ministerio de Fomento ha anunciado, y al que deben poder aportar una visión integral, el conocimiento de cada territorio y todo el trabajo técnico hecho hasta este momento”, como es el caso en particular del Master Plan que la Macrorregión RESOE. Este documento se aprobó en 2016 y actualizó en noviembre de 2018, cuyos proyectos deberían incluirse como prioritarios en ese plan director para que así puedan acceder a los fondos del Mecanismo CEF, señalan desde Castilla y León.

“En España existe desde hace décadas un riesgo de descompensación territorial en la red de infraestructuras, achacable a varias causas”
Javier Hernández Presidente de Asturias

Por su parte, el presidente del principado de Asturias, Javier Fernández, ha explicado durante su intervención que “en España existe desde hace décadas un riesgo de descompensación territorial en la red de infraestructuras, achacable a varias causas, como la pujanza económica del área mediterránea. No creo que nadie que ponga la vista sobre el mapa de las comunicaciones en España cuestione la necesidad de conjurar ese peligro. La conexión con el Corredor Atlántico (y de los puertos atlánticos y cantábricos entre sí) es una de las mejores maneras de hacerlo”.