17 de mayo de 2021 | Actualizado 11:01

Nuevo sistema de entregas de agroalimentarios en el puerto de Tarragona

El año que viene entrará en funcionamiento una nueva aplicación que coordinará la operativa y reducirá el tiempo de espera de los camiones
Un millar de camiones entran diariamente al puerto de Tarragona para cargar productos agroalimentarios. | Puerto de Tarragona.

El puerto de Tarragona pondrá en marcha, en un año, un nuevo sistema de entregas de agroalimentarios para dar más transparencia a la cadena logística y mejorar la operativa portuaria, reduciendo el tiempo de espera de los transportistas. La Autoridad Portuaria de Tarragona (APT) ha licitado hace pocos días el contrato para diseñar esta herramienta a la empresa valenciana de soluciones tecnológicas Prodevelop con un presupuesto de 156.695 euros. Los trabajos, con un plazo de ejecución de 21 meses, incluyen el análisis de la situación, el diseño y desarrollo de la nueva herramienta, las pruebas pertinentes y los trabajos de apoyo y formación a todos los usuarios, que incluyen compradores, vendedores, operadores de terminales, transportistas y la propia autoridad portuaria.

Actualmente, el millar de camiones de transporte agroalimentario que entra diariamente en el puerto de Tarragona tarda una media de dos horas y veinte minutos desde que accede al recinto hasta que sale, después de cargar la mercancía y hacer los trámites administrativos necesarios, lo cual reduce su competitividad. A esto hay que sumarle las puntas de masificación, que pueden llegar a los 1.200 vehículos pesados, que incrementan aún más las dificultades con que se encuentran los transportistas. Por eso, la APT ha encargado el diseño y la implantación de un sistema que centralice y coordine las entregas de agroalimentarios en sus instalaciones.

PUNTAS DE MASIFICACIÓN
Según explica el responsable de Agroalimentarios del departamento Comercial del puerto de Tarragona, Pedro Bernal, “hemos hecho un estudio para analizar los flujos entre los diferentes operadores que hacen las entregas de este tipo de mercancía y, después de seis meses de reuniones con operadores, receptores, transportistas, fabricantes de piensos…, hemos detectado que, por las particularidades que tiene nuestra infraestructura, se producen puntas de masificación de camiones, que tienen que esperar demasiado tiempo para poder recoger la mercancía”. Los vehículos, además, se encuentran con otros problemas, como el de localizar la carga que hay que recoger. Bernal ha apuntado que “el puerto de Tarragona tiene muchas ventas de intermediarios, tenemos mucha actividad de ‘traders’ y, por lo tanto, los productos agroalimentarios van cambiando de ubicación. Esto quiere decir que, cuando un camión llega, pierde mucho tiempo localizando la carga, haciendo papeles con los diferentes operadores y, además, después se producen colas para cargar la mercancía”.

El nuevo sistema que se quiere implantar consiste en la reserva previa o asignación de ventanas de tiempos específicos para la recogida de la mercancía, con el objetivo de racionalizar y planificar la llegada de camiones al recinto portuario. De esta manera, la operativa portuaria será más eficiente y predictiva.

“Con el nuevo sistema de entrega de agroalimentarios, el transportista, a través de una aplicación, puede reservar día y hora de recogida y conocer la ubicación exacta de la mercancía”, apunta Bernal. “Y todo eso, se hará sin perder confidencialidad en las transacciones entre los diferentes ‘traders’”, añade.

Por su parte, la directora Comercial del puerto de Tarragona, Genoveva Climent, ha explicado que se trata de “mejorar la logística general de los productos agroalimentarios, eliminar papeles y colas y modernizar la operativa portuaria”.

El tráfico agroalimentario es uno de los más importantes del puerto de Tarragona, con un movimiento anual de cinco millones de toneladas. El enclave tiene cuatro terminales dedicadas a este tipo de mercancía, una operada por Bergé, una por Ership, una por Euroports y una última por Noatum. Estas cuatro terminales han ampliado su horario para dar respuesta también a la saturación de camiones que se produce diariamente.