21 de octubre de 2020 | Actualizado 18:33

Renfe y Adif aprueban su plan contra el cambio climático hasta 2030

Ambas entidades estiman que las distintas medidas incluidas en esta iniciativa permitirán un ahorro económico de 251 millones de euros
Renfe

El Administrador de Infraestructuras Ferroviarias (Adif) y Renfe han aprobado el Plan Director de Lucha contra el cambio climático 2018- 2030. Este documento “recoge las líneas generales de actuación para contribuir desde el sector ferroviario a evitar a que el incremento de la temperatura media global supere los 2º respecto a los niveles industriales”, ha explicado Renfe. El plan fue elaborado conjuntamente para dar respuesta al acuerdo marco que firmaron las dos entidades en marzo de 2018 donde fijaron los objetivos de ahorro de consumo energético y reducción de emisiones de gases de efecto invernadero por el sistema ferroviario. Asimismo, ambas estiman que las distintas medidas incluidas en esta iniciativa permitirán un ahorro económico de 251 millones de euros.

En este sentido, las líneas estratégicas que definen el plan son “la gestión de la energía, la eficiencia energética, la descarbonización y la cultura de sensibilización ante distintos grupos de interés dentro y fuera de las organizaciones, recogidas, con un alcance más general, en el Plan de Sostenibilidad y Cambio Climático de las Infraestructuras y el Transporte del ministerio de Fomento para todas las empresas del grupo Fomento”, según declaraciones de Renfe.

Actualmente, del transporte por ferrocarril, tanto de viajeros como de mercancías, procede el 26% de las emisiones de gases de efecto invernadero en España. En consecuencia, es con diferencia el modo de transporte menos contaminante si se compara con el resto de modos de transporte como la carretera y la aviación. Por ello, el plan pretende aprovechar esa ventaja ambiental, potenciando el protagonismo que el ferrocarril podría ejercer dentro del sector transporte multimodal tanto a nivel internacional como nacional sobre la base del Libro Blanco del Transporte de la Unión Europea. En este sentido, el objetivo “señala una paulatina reducción de emisiones en la próxima década hasta alcanzar una reducción del 2% en 2030 para el sector del trasporte en España” ha indicado Renfe, dado que ambas entidades contribuyen a un 1% de las emisiones del sector.

En primer lugar, los puntos de eficiencia energética y la descarbonización progresiva del sistema y la operación están enfocados a conseguir una reducción acumulada del consumo energético de unos 5.300 GW/h hasta 2030. Adif prevé que estas iniciativas derivarán una reducción de emisiones acumuladas de un millón y medio de toneladas de CO2 en el mismo período, no osbtante, podrían superar las 9,9 millones de toneladas de CO2 en 2030, es decir, una reducción de emisiones superior al 30% de las que genera el ferrocarril en España. 

Además, el programa también contempla entre sus actuaciones la compra de energía eléctrica verde, lo que permitirá la reducción de emisiones acumuladas en más de 7 millones de toneladas de CO2 hasta 2030 en el conjunto de la red gestionada por Adif y sobre la que Renfe opera. 

Por su parte, la empresa Renfe ha informado que ha reducido su huella de carbono un 56% desde 1990 hasta situarse en 24,2 gramos de CO2 por unidad transportada y que mantiene activas prácticas de consumo y ahorro de energía en trenes e instalaciones y proyectos de innovación para analizar la tracción mediante gas natural licuado (GNL) o pilas de hidrógeno como potenciales sustitutos del combustible fósil.