29 de enero de 2023 | Actualizado 7:01

El puerto de Tarragona adjudica las obras de rehabilitación de su antigua sede por 4,7 millones

Los trabajos empezarán el próximo mes de abril y está previsto que finalicen en octubre de 2020, según ha comunicado la autoridad portuaria
Imagen virtual de la primera planta del edificio | Puerto de Tarragona

El puerto de Tarragona ha adjudicado las obras de rehabilitación del edificio de oficinas de la antigua sede de la autoridad portuaria a la UTE formada por las empresas Comsa, SAU y Gestión Ingeniería y Construcción de la Costa Dorada (Gicsa), por valor de 4,7 millones de euros. Las obras, que se iniciarán el próximo mes de abril, tienen un plazo de ejecución de 18 meses. La intervención comprende una rehabilitación integral del edificio que, con 4.828 metros cuadrados construidos, se destinará a uso administrativo y de servicios portuarios. 

Este edificio quedó vacío en junio de 2010, cuando se trasladaron las oficinas de la Autoridad Portuaria de Tarragona (APT) a otro edificio ubicado justamente al lado. El antiguo edificio requería una rehabilitación integral para adecuarlo a las nuevas normativas constructivas, de eficiencia energética, habitabilidad, comunicaciones y seguridad.

Desde 2013, el puerto de Tarragona empezó a trabajar para darle nuevos usos y recuperar el antiguo edificio para integrarlo en el skyline de Tarragona. Durante estos años se ha trabajado en el proyecto ejecutivo, aprobado definitivamente en 2018 con la adjudicación presupuestaria correspondiente. Este proyecto actualiza y moderniza el antiguo edificio, pero siempre salvaguardando su esencia arquitectónica.

USO ADMINISTRATIVO Y DE SERVICIOS PORTUARIOS
Después de estudiar diferentes opciones y posibles usos, se decidió optar por un modelo mixto de uso administrativo y de servicios portuarios. De esta manera, los servicios de Port Control, hoy en día ubicados en el muelle de Catalunya, se trasladarán a la última planta del edificio, la 5ª, donde también se ubicarán los servicios técnicos y administrativos de Salvamento Marítimo, el área de señales marítimas de la APT y el área administrativa de la Corporación de Prácticos. También habrá salas operativas para Capitanía Marítima y para la dirección de Operaciones Portuarias, así como una sala de crisis.

En cuanto al resto de plantas, se prevé acoger oficinas por terceras empresas que estén interesadas en esta ubicación, en dos plantas, y a la vez está previsto destinar dos plantas más para uso de la misma autoridad portuaria. Por último, la planta baja permitirá abrir el edificio a la ciudadanía con servicios de carácter público como una sala de actos y un centro de interpretación del puerto, que dará a conocer a la sociedad la historia y evolución de la infraestructura portuaria. Este proyecto se suma a las diferentes actuaciones que el puerto está realizando durante los últimos años para la mejora de la fachada marítima portuaria.