5 de marzo de 2021 | Actualizado 13:35

Los transportistas catalanes trasladan sus preocupaciones sobre el ROTT a Pere Padrosa

La entrada en vigor del Reglamento de Ordenación del Transporte Terrestre compromete el futuro inmediato de las empresas de transporte por carretera
Scania

El Gremi de Transports i Logística de Catalunya ha celebrado un encuentro con el director general de Transports y Mobilitat de la Generalitat de Catalunya, Pere Padrosa, al que ha trasladado las principales preocupaciones del sector. Concretamente, a raíz de la entrada en vigor del Reglamento de Ordenación del Transporte Terrestre (ROTT), la entidad considera que el futuro inmediato de estas empresas “puede verse comprometido”. Otras asociaciones e instituciones como Fenadismer, Competencia y el CNTC también han expresado recientemente sus reservas ante este nuevo reglamento.

Los empresarios han señalado que la desaparición del requisito de seis años para aumentar la flota puede comportar un envejecimiento del parque automovilístico industrial. “El nuevo reglamento simplifica el criterio a la media de años de la flota, cosa que beneficia a las empresas que tienen un parque de vehículos más antiguos y que pueden seguir adquiriendo vehículos más viejos, con los consiguientes inconvenientes en relación a la seguridad o el medio ambiente”, han argumentado.

Por otra parte, las empresas de transporte que hayan adquirido vehículos industriales usados se encuentran, según el gremio, “en una situación de indefensión jurídica puesto que se ha cambiado el criterio de ampliación de la flota de forma retroactiva”. De esta manera, algunos de los vehículos adquiridos antes de la entrada en vigor del ROTT y que cumplían con los requisitos no han podido obtener la autorización. “Este hecho ha supuesto que un buen número de empresas del sector no puedan hacer uso de estos vehículos y tengan que asumir los costes de adquisición sin poder ponerlos en marcha”, han explicado los empresarios.

El gremio ha pedido a Padrosa que se apliquen mecanismos preventivos para evitar la pérdida de honorabilidad

Otros dos inconvenientes que han puntualizado es que, a partir de 2020, se deberá disponer de bachillerato o de una formación profesional superior lo que, según el gremio, “puede generar un grave problema de relevo”, especialmente teniendo en cuenta “las dificultades actuales para encontrar conductores para vehículos de más de 7.500 kg”. Además, el endurecimiento de las causas de pérdida de honorabilidad “comportará que una sanción muy grave pueda provocar la suspensión de la actividad durante un año”. En este sentido, el gremio ha pedido a Padrosa que se apliquen mecanismos preventivos como en otros países europeos para evitar la pérdida de honorabilidad “con tanta facilidad”.

Ante estas demandas, Padrosa ha recordado que, respecto a la normativa de transportes de la Generalitat, tiene una competencia delegada del Gobierno central y que su papel es de gestor. No obstante, Padrosa ha recogido las opiniones para incorporarlas en un documento de propuesta que trasladará a la Administración central.