23 de enero de 2022 | Actualizado 8:02

Las tensiones geopolíticas ralentizan la integración logística del Mediterráneo

La multiplicación de acuerdos en la región y la creación de sistemas industriales estables son clave para la atracción de futuras inversiones
Ponentes de la cumbre sobre la integración mediterránea en el SIL 2019 | C.G.

El desarrollo de la logística se impone como un elemento indispensable para el crecimiento económico del Mediterráneo. “Necesitamos conectar las redes del Sur con las del Norte para mejorar la integración mediterránea”, ha afirmado el coordinador de la Asociación de Cámaras de Comercio e Industria del Mediterráneo (Ascame), Anwar Zibaoui, en el Meda Logistics Summit del SIL 2019. “El transporte mundial está cambiando con la aparición de nuevos actores y nuevas potencias que se enfrentan por tener la hegemonía del comercio exterior”, ha añadido Zibaoui. Esta dinámica, unida a las tensiones geopolíticas en el propio seno de la región mediterránea, están ralentizando la integración logística de la zona.

El lanzamiento desde China de la nueva Ruta de la Seda entre Asia, Europa y África muestra la importancia de la posición geoestratégica del Mediterráneo, el cual se encuentra en el cruce de estos continentes y que suscita cada vez más intereses por parte del gigante asiático. “Es por ello que ahora debemos apostar por una mayor integración mediterránea y construir una estrategia común”, ha insistido el coordinador de Ascame. El sector logístico se encuentra en pleno auge a nivel mundial, pero necesita una mayor asociación con los países vecinos del Mediterráneo para poder ser más fuertes y competitivos frente a los nuevos retos del panorama internacional.

“Debemos apostar por la integración mediterránea y construir una estrategia común”
Anwar Zibaoui Coordinador de Ascame

“Se ha producido un cambio de perspectiva en el panorama mundial, en el que antes era euratlántico y ahora es asiático”, ha apuntado el presidente del Observatorio Hispano-Ruso Eurasia, Fernando Moragón. En su opinión, las próximas décadas serán un reto para la integración mediterránea puesto que se está desarrollando una guerra comercial entre Estados Unidos y China. “Existe un consenso generalizado de la opinión pública en Estados Unidos de que los norteamericanos deben defender su hegemonía frente al crecimiento de China”. De igual manera, Estados Unidos no está dispuesto a perder su hegemonía mundial, por lo que tendremos que movernos en un contexto cada vez más conflictivo en el comercio mundial, ha asegurado Moragón.

Las próximas décadas serán un reto por el desarrollo de una guerra comercial entre Estados Unidos y China

Sin embargo, las guerras convencionales también tienen un efecto negativo en el comercio de Medio Oriente. “Jordania es un ejemplo de buenas prácticas en este sector, pero el estallido de guerras en países vecinos como Siria han provocado un impacto directo en nuestro comercio y economía”, ha declarado el exministro de Transporte de Jordania, Jamil Mujahed. Por su parte, África también ha visto su crecimiento ralentizado por las Primaveras Árabes, la crisis en Egipto, el ébola y los problemas de seguridad en los países norteafricanos. “La única manera de progresar en la integración con África es a través de la mejora del sector aéreo y la industria turística”, ha señalado el secretario General de Airports Council International (ACI), Ali Tounsi.