15 de diciembre de 2019 | Actualizado 10:11

La falta de vehículos eléctricos para mercancías frena la movilidad sostenible

La renovación del parque automovilístico es uno de los requisitos imprescindibles para la reducción del impacto medioambiental producido por el transporte
Presentacion del estudio por sus autores en la Escuela Técnica Superior de Ingenieros Industriales de Madrid | C.G.

El envejecimiento de las flotas actuales y las exigencias desde las instituciones de renovarlas es uno de los principales retos actuales a los que se enfrenta el sector del transporte. El debate actual acerca del impacto medioambiental de los vehículos pone de relieve la necesidad de diseñar nuevas estrategias de movilidad. Sin embargo, la falta de oferta de vehículos eléctricos diseñados para la distribución de mercancías dificulta y ralentiza esta transición hacia la movilidad sostenible.

El impacto del transporte sobre el medioambiente exige un cambio en los paradigmas energéticos y tecnológicos actuales a nivel nacional, tanto para la movilidad de las personas como en el sector de la distribución. El Colegio Oficial y la Asociación de Ingenieros Industriales de Madrid han presentado junto a la Asociación Española de Profesionales de Automoción (Asepa) y el Instituto Universitario de Investigación del Automóvil (Insia) su estudio sobre la transición hacia la movilidad sostenible en Madrid. Según este informe, existe una relación de dependencia directa entre movilidad y niveles de riqueza, desarrollo humano y bienestar social. “A corto plazo, no se pueden resolver los retos de la movilidad sin que haya un impacto sobre la industria de la automoción, pilar de la economía española”, ha advertido el coordinador del estudio y presidente de Asepa, Francisco Aparicio.

Existe una relación de dependencia entre movilidad y niveles de riqueza, desarrollo humano y bienestar social

La falta de oferta de vehículos para todos los usos de la distribución urbana de mercancías, su elevado coste o la escasez de infraestructuras de recarga son algunos de los obstáculos del sector de logístico hacia la transición sostenible. “Es imprescindible renovar el parque automóvil, contando con la oferta de vehículos convencionales de última generación, así como con vehículos híbridos y eléctricos”, ha apuntado Aparicio. Según las conclusiones orientadas a la distribución de mercancías, el sector logístico debería incorporar de forma paulatina a su actividad vehículos de energías alternativas (GNC, GNL, GLP y eléctricos). Actualmente, en España, la mayoría de los vehículos eléctricos que se ofertan son de tipo turismo, furgoneta, motocicletas o cuadriciclos, aunque también se comercializan de forma puntual autobús, minibús o furgoneta de uso urbano.

“Es imprescindible renovar el parque automóvil contando con vehículos híbridos y eléctricos”
Francisco Aparicio Presidente de Asepa y coordinador del estudio

“Los vehículos eléctricos constituyen una solución si se cuenta con un sistema eficiente de generación de energía eléctrica limpia”, ha explicado el coordinador del informe, “pero también debe contemplarse el uso del hidrógeno como una solución de futuro”. Este tipo de automóvil debería ser objeto de análisis de planes y de programas futuros hacia la transición sostenible. Los autores del informe concluyen que es imprescindible dotar de estabilidad a las decisiones políticas, así como de seguridad a los inversores multinacionales. Exigen de forma unánime un Pacto de Estado que garantice políticas sostenidas en el tiempo. “Recomendamos que los objetivos que se planteen sean realistas y medibles en función de la tecnología disponible”, ha puntualizado Aparicio.