21 de abril de 2021 | Actualizado 18:02
De izquierda a derecha: Axier Bustinza (Caprabo) y Alfonso Martínez (Cilsa) | ZAL Port

Empiezan las obras en la nueva plataforma de Caprabo en la ZAL de Barcelona

La cadena de supermercados operará una nave de 24.600 metros cuadrados para producto fresco el próximo año

La construcción de la nueva plataforma de producto fresco para Caprabo ha arrancado esta semana en la ZAL del puerto de Barcelona. La cadena de supermercados firmó a finales de 2018 un acuerdo para el desarrollo del proyecto con la sociedad Cilsa y la gestora Merlin Properties por 20 millones de euros. La plataforma, que funcionará previsiblemente a pleno rendimiento el próximo año y en la que Caprabo abonará un alquiler que no se ha hecho público, contará con una superficie de 24.600 metros cuadrados de almacén y 3.400 de oficinas distribuidos en dos plantas.

Con motivo del primer movimiento de tierras en la parcela, que ha tenido lugar esta mañana, el director general de Cilsa, Alfonso Martínez, y el director de Logística de Caprabo, Axier Bustinza, han realizado una visita a la zona. No obstante, los trabajos de construcción se iniciarán después de verano. “La centralización del fresco en una única plataforma permite tratar el producto de manera personalizada según sus necesidades de conservación”, ha explicado Caprabo en un comunicado. Además, ha destacado que “la unificación de los ciclos de servicio permitirá la eliminación del stock de producto súper fresco, mejorando su frescura y vida útil”.

La nueva plataforma distribuirá a 320 supermercados y gestionará la venta online de Caprabocasa en Barcelona

La plataforma albergará la totalidad del producto fresco que Caprabo distribuye a sus 320 supermercados y gestionará la venta online de Caprabocasa para el área metropolitana de Barcelona, además de constituirse como la nueva sede central de la compañía. “La nave estará dotada de la más moderna tecnología para la actividad logística de frío, y su construcción se regirá bajo los más estrictos criterios de sostenibilidad permitiendo a Cilsa obtener la certificación LEED Gold”, ha asegurado la ZAL.

En cuanto a las especificaciones de la nave, del total de superficie se destinarán unos 13.600 metros cuadrados a la zona de frío, además de cámaras de frío negativo de 245 metros cuadrados. Asimismo, la instalación de frío se realizará mediante agua glicorada, con sistema de desescarche en caliente “debido a su alta eficiencia energética”. La parcela también dispondrá de un espacio de casi 4.000 metros cuadrados destinados al e-commerce, que permitirá “garantizar los procesos y optimizar los costes”.

Caprabo destinará unos 13.600 metros cuadrados a la zona de frío y cámaras de frío negativo de 245 metros cuadrados

La transformación de la red logística de Caprabo también pasa por el proceso de adaptación de su plataforma de distribución en Abrera, de 22.000 metros cuadrados, que gestionará cuando esté en pleno rendimiento hasta 6.000 referencias. Según ha explicado la compañía, esta nueva estructura logística le permitirá “ampliar progresivamente el número de productos que se envían a las tiendas de Caprabo”, lo que le supondrá una mejora en la eficiente del 10% aproximadamente.