5 de diciembre de 2020 | Actualizado 18:53

Taisa Logistics atribuye su crecimiento del 3% en 2018 a su inversión en digitalización

El operador logístico de la cervecera Mahou San Miguel ha duplicado su inversión dirigida a la renovación de su flota y a la mejora de la sostenibilidad
Taisa Logistics

El operador logístico integral perteneciente a Mahou San Miguel, Taisa Logistics, ha facturado un total de 65,3 millones de euros en 2018, el 3% más que el año anterior. Este incremento de facturación ha sido resultado del esfuerzo inversor llevado a cabo por la compañía superior a 1,5 millones de euros con el objetivo de mejorar la digitalización y la sostenibilidad en su estrategia empresarial. 

La compañía logística ha enmarcado esta iniciativa en el plan global de movilidad sostenible de la cervecera, en el que también han destacado otras acciones como la renovación de su flota para incrementar la sostenibilidad de sus actividades. En 2018, el operador adquirió dos nuevos camiones de gas natural licuado (GNL), con el objetivo de incorporar progresivamente este tipo de vehículos hasta completar la renovación de su flota propia en 2025. Como miembro de Lean&Green, Taisa Logistics aspira a reducir el 20% sus emisiones de CO2 a la atmosfera antes de 2022 y está impulsando que sus vehículos tengan un rendimiento medioambiental por encima del Euro 6, el referente normativo del sector. 

El operador ha adquirido dos camiones de GNL con el objetivo de renovar toda su flota en 2025

Taisa Logistics también ha llevado a cabo el desarrollo de proyectos de digitalización dirigidos a mejorar la eficiencia de sus plataformas logísticas y la renovación de la iluminación de sus almacenes por tecnología LED. El director del operador, Julio de Pazos, ha expresado su satisfacción por los resultados positivos del ejercicio pasado que “ha sido clave para el negocio, pues nos hemos anticipado con éxito a las nuevas exigencias del sector”. La compañía de bebidas Mahou San Miguel ya consiguió reducir el 12,4 % de sus emisiones de CO2 en el transporte de carretera gracias a su colaboración con el programa ‘Soluciones de Transporte Colaborativo’ de la empresa Chep. Esta iniciativa permitió acortar en 300.000 kilómetros el recorrido en vacío y han ahorrado 400 toneladas de CO2.