21 de octubre de 2020 | Actualizado 18:33

Renfe estudia mover paquetería en los trenes de alta velocidad

El uso de trenes de alta velocidad permitiría ofrecer una alternativa viable a los problemas logísticos de la última milla, según Manel Villalante
El director de Estrategia y Desarrollo de Renfe, Manel Villalante, junto al presidente de la Asociación Española de Transporte (AET), José María Pérez Revenga | AET

El director de Estrategia y Desarrollo de Renfe, Manel Villalante, ha explicado que el operador ferroviario se plantea “aprovechar la alta velocidad para el movimiento de mercancías de pequeño tonelaje”. En un acto organizado por la Asociación Española del Transporte, Villalante ha expuesto las líneas de la futura movilidad sostenible en las ciudades inteligentes, así como el papel que Renfe desempeña para solucionar los problemas de la última milla.  

“El ferrocarril de mercancías es un problema recurrente desde hace años en nuestro país”, ha recordado el director de Estrategia y Desarrollo del operador público. Con una cuota de las más bajas a nivel europeo, con tan solo el 4%, este servicio logístico arrastra “problemas funcionales y estructurales, en los que necesita reconvertirse”, ha apuntado. El estudio de uso de los trenes de pasajeros de alta velocidad para el transporte de paquetería está a la orden del día, ha reconocido, como solución para prestar servicios a las ciudades en la última milla. Además, Villalante ha subrayado que los problemas logísticos de distribución urbana de mercancías “también deberán ser resueltos por compañías de comercio electrónico como Amazon”. 

“El problema de la última milla también deberá ser resuelto por las compañías de ecommerce”
Manel Villalante Director de Estrategia y Desarrollo de Renfe

El estudio de Renfe a la hora de implantar un servicio de paquetería en trenes de alta velocidad no es un proyecto innovador. La empresa ferroviaria francesa SNCF ya fue precursora con una iniciativa similar en los años 80, con el TGV Postal. Este modelo de tren de alta velocidad fue operado por La Poste, grupo que gestiona el sistema postal francés, con el fin de emplear los trayectos del TGV (equivalente al AVE) de pasajeros en el transporte de mercancías ligeras y de poco volumen. El tráfico de paquetería por vía ferroviaria se realizaba en líneas de hasta de 270 Km/h, con una longitud de 200 metros y un peso de unas 345 toneladas. Sin embargo, ambas compañías decidieron echar el cierre a este servicio en 2015.

Otro ejemplo es Eurocarex, un proyecto nacido en 2006 con la misión de crear una red europea de alta velocidad de mercancías por ferrocarril entre el Reino Unido y Europa Continental. Este servicio ferroviario ofrece una solución alternativa al aumento de los precios del combustible, la congestión vial y las restricciones ambientales que limitan el número de vuelos nocturnos, para una movilidad de mercancías más sostenible. 

La Chapelle International es otro ejemplo de solución sostenible ferroviaria en la logística urbana

Además, esta iniciativa también se encuentra alineada con el proyecto La Chapelle de París. Este modelo que, aunque no emplea alta velocidad, se está estudiando como solución ferrocarril a la logística urbana en Barcelona. La Chapelle International es una plataforma logística multimodal ubicada en París que fue diseñada para afrontar los problemas de última milla. La consejería de Territori i Sostenibilitat de Catalunya está realizando un estudio para importar este modelo logístico a Barcelona para plantear alternativas que disminuyan la contaminación urbana. 

Manel Villalante se ha declarado optimista sobre el futuro del sector logístico, puesto que es “uno de los ámbitos que nunca ha dejado de crecer, incluso en el peor momento de la crisis”. A pesar de los resultados “insatisfactorios” de la cuota del ferrocarril, Villalante confía en potencial de crecimiento de esta actividad empresarial. “Si la actividad en su conjunto crece y se tecnifica, esperamos que a su vez lo haga el ferrocarril”, ha añadido. Asimismo, Villalante ha insistido en la importancia de avanzar hacia una movilidad 4.0 que contribuya a la vez “a un crecimiento de la cuota de mercado en el conjunto del sistema ferroviario, así como a un transporte más sostenible en las ciudades inteligentes”.