30 de noviembre de 2020 | Actualizado 6:03

La Autoridad Portuaria de Ferrol ajusta su plan de empresa por la caída del carbón

La autoridad portuaria está desarrollando una estrategia para diversificar el movimiento de mercancías y suavizar el impacto de la transición energética
Autoridad Portuaria de Ferrol-San Cibrao

La Autoridad Portuaria de Ferrol-San Cibrao ha actualizado su plan de empresa debido a “las consecuencias de la creciente aceleración del proceso de transición energética”, según ha apuntado en un comunicado. La dirección del organismo portuario ha informado que la nueva previsión es el cierre del año en curso será cercana tres millones de toneladas menos, con un tráfico de mercancías de unos 11 millones de toneladas, frente a los 13,7 alcanzados en 2018. 

Los muelles de Ferrol y San Cibrao se han visto resentidos por las dificultades de las industrias electrointensivas y por la caída del carbón. La transición energética que está afrontando Europa “está afectando gravemente a la generación de energía con carbón en España”, ha señalado la institución portuaria, donde las industrias electrointensivas también están sufriendo problemas de competitividad. Estas circunstancias han condicionado de facto a la actividad en los puertos de Ferrol y San Cibrao, que históricamente han estado vinculados a la construcción naval. El presidente de la Autoridad Portuaria de Ferrol-San Cibrao, José Manuel Vilariño, ha informado a sus miembros del consejo de administración de la situación. Además, ha abogado por acometer una “transición energética ordenada, justa y no lesiva” para los intereses de la comunidad portuaria ni para los del área de influencia de la autoridad portuaria, así como por favorecer la actividad de las industrias electrointensivas. 

Las previsiones apuntan a que el ejercicio se cerrará con 11 millones de toneladas, tres millones menos que en 2018

Las empresas que operan en los muelles de Ferrol y San Cibrao han transportado de enero a agosto de 2019 un total de siete millones de toneladas de materias primas, materiales y productos, según los datos provisionales del organismo. Dicha cifra es el 12,7% inferior a la registrada en iguales fechas de 2018, con nueve millones de toneladas. Las bajadas en los meses sexto, séptimo y octavo del ejercicio fueron del 31,4%, del 19,9% y del 39,8%, respectivamente. Asimismo, si de la comparativa se excluye el tráfico de carbón, se ha registrado un descenso del 4,2%, “que es lo se ha contraído el mercado de la alúmina y la bauxita”, ha apuntado la autoridad portuaria. 

Para solventar la situación, la autoridad portuaria inició años atrás una política de diversificación de tráficos que fructificó en la inauguración en 2018 de la primera línea regular de contenedores de la dársena de Caneliñas. La institución emprendió igualmente inversiones para mejorar la conectividad y competitividad de sus instalaciones, como la construcción del acceso ferroviario a los muelles exteriores de Ferrol, obra actualmente en ejecución. Además, ha apoyado proyectos clave en el nuevo modelo económico, como la creación del gran hub de gas natural licuado (GNL) del noroeste ibérico.