26 de julio de 2021 | Actualizado 15:11
Gerardo Landaluce Presidente de la Autoridad Portuaria de Algeciras

“Los puertos debemos de reivindicar la igualdad de condiciones a la hora de competir”

Gerardo Landaluce | Autoridad Portuaria de Algeciras

Perfil

Gerardo Landaluce
Gerardo Landaluce
Lleva toda una vida dedicada a la Autoridad Portuaria de la Bahía de Algeciras. Licenciado en Derecho por la Universidad de Granada, y Máster en Internacional Management en la ESADE Business School de Barcelona, fue gerente de banca privada en Miami y New York antes de formar parte del ente portuario en octubre de 1996, donde ha permanecido durante 23 años, primero con tareas de planificación y comunicación, y hasta hace unos meses, como subdirector general y máximo responsable del área de Desarrollo y Comercial. Desde marzo de este año, es presidente del ente portuario sustituyendo en el cargo a Manuel Morón.

Todo apunta que el puerto de Algeciras volverá a superar en 2019 la cota de las 100 millones de toneladas. Hasta agosto, ha alcanzado ya los 74 millones de toneladas, el 3,1% más que en el mismo periodo del año anterior. Estos datos se han registrado a pesar de algunos déficits crónicos e históricos que pesan sobre la instalación portuaria del Campo de Gibraltar. Más allá de la desfasada conexión ferroviaria, a la que se está poniendo solución desde hace años, la autoridad portuaria presidida desde hace unos meses por Gerardo Landaluce, también afronta dificultades por la falta de personal o las condiciones del Punto de Inspección Fronteriza (PIF). Estas y otras cuestiones las repasa en esta entrevista Gerardo Landaluce, que aunque ocupe la presidencia desde hace unos pocos meses, lleva más de 23 años ligado al puerto de Algeciras.

¿Cómo ha sido el proceso de cambio de responsabilidades en el puerto, ahora desde la presidencia?

A nivel personal se trata de asumir nuevas responsabilidades, claro. Parto de la experiencia del sector y de 23 años de conocimiento que es un activo que facilita mucho la labor. Se trata de una apuesta por la continuidad, por la cantera de la casa porque entre todos formamos un gran equipo. 

¿Cuáles son las perspectivas de cierre de este ejercicio?

Sin duda, las perspectivas son buenas. El balance de estos meses así lo certifica, en tráfico estamos creciendo el doble de la media nacional. La carga general de contenedores está creciendo bien, en torno al 8%, y el tráfico del Estrecho también, en torno al 6%, que son los que tiran del volumen global del puerto. En cuanto a tráficos industriales de graneles líquidos están más o menos en los mismos volúmenes que el pasado año, siendo el granel sólido el que crece un poco más lento. En general, el conjunto de los tráficos es bueno, muy positivo. Por lo que si seguimos por este camino, es muy posible que de nuevo marquemos nuevas cifras récord. 

Si seguimos por este camino, es muy posible que de nuevo marquemos este año nuevas cifras récord”

¿Qué opina del futuro marco estratégico del sistema portuario español?

Sin duda creo que la revisión hace falta hacerla, es obligada, llevamos casi dos décadas con ella. El sector y la logística a nivel mundial ha evolucionado muchísimo: el gigantismo de los buques, pero también el de las terminales, de las necesidades de los equipamientos, de las infraestructuras de los puertos… Todo este proceso hay que encajarlo y el escenario de hace unos años ha cambiado mucho. Es necesario y urgente que el marco estratégico se revise y actualice. Mantener los tráficos y atraer nuevas inversiones a nuestros entornos logísticos tiene que ser nuestra ocupación y eso solo se consigue con un entorno general de actualización y estabilidad para competir con los grandes puertos internacionales. 

¿Cómo se concreta la política de cooperación de Algeciras con el resto de enclaves andaluces? Es decir, ¿cómo se realiza de manera efectiva esa conjunción entre cooperación y competencia?

No solo se realiza a nivel nacional. De hecho, ahí tenemos la colaboración que realizamos con el puerto de Tanger Med, y a veces, es necesario explicarlo bien. Porque competimos de manera directa en muchos tráficos y en ciertos ejes, como el contenedor o el Este-Oeste, pero shay otros intereses comunes de colaboración como los tráficos Norte-Sur, Ro-Ro, pasajeros o vehículos en régimen de pasaje. Por eso, es importante saber qué prisma de esa relación económica hay que apoyar. Pero igual podemos decir con el puerto de Tánger ciudad o el de Ceuta. Con los puertos andaluces también visualizamos esas posibilidades de colaboración, que no solo se ciñen al ámbito de los tráficos o comercial, sino también al ámbito logístico, el intermodal, el impulso de las infraestructuras de transporte, las redes europeas… Hablamos del Corredor Atlántico, del Corredor Mediterráneo en su franja central… por lo que existe un espacio de colaboración muy interesante y necesario para todos los puertos.  

Se lo comentaba por los anuncios desde la administración regional, con el presentado Plan Logístico de la Junta para los puertos andaluces, o por el  acuerdo con el puerto de Huelva…

La colaboración no es un tema nuevo, pero ahora sí que se quiere intensificar. Estamos en un entorno de mucha competencia tanto nacional como internacional y todos los puertos andaluces compartimos la idea de unir esfuerzos. Teniendo claro que siempre hay un espacio para la colaboración, pero también para la competencia. 

¿Compiten los puertos españoles en igualdad de condiciones?

Debemos de reivindicar el disponer de igualdad de condiciones a la hora de competir. Por ejemplo, en el tema del PIF, es importante que desde la administración española se modifique su marco regulador porque en el ámbito de la inspección no trabajamos en un entorno nacional, sino europeo. Por tanto, todo el tema de la inspección tiene que ser neutral, que no favorezca a unos puertos para perjudicar a otros. Porque al final se trata de que la mercancía llegue a su destino final en el menor tiempo posible y en las mejores condiciones, y si no entran por unos puertos, buscarán la entrada por otros que puedan ser más fáciles. Eso es lo que hay que evitar. Eso se puede trasladar al ámbito de las infraestructuras bajo el mismo esquema. 

Es importante que se modifique el marco regulador de los PIF en el ámbito de la inspección”

Respecto al PIF, ¿cuál es su situación actual?

Venimos trabajando de manera muy intensa con los operadores de nuestra comunidad y con Puertos del Estado para terminar de cubrir las vacantes que tenemos en los cuadrantes, pero sobre todo para dotarnos de mayores recursos y para dar un nuevo enfoque al concepto de la inspección. Se trata de tener enfoques prácticos como los tienen los puertos del Norte de Europa. Desde el punto de vista de las infraestructuras, de igual manera. No se puede beneficiar a unos territorios, unas áreas geográficas en detrimento de otras. Sin una infraestructura base será imposible ser competitivos con los entornos logísticos globales a los que nos enfrentamos. 

¿Han conseguido desbloquear la situación para que Algeciras pueda contar con más recursos de personal?

Trabajamos con Puertos del Estado para que se nos facilite las contrataciones que hemos requerido para el Plan de Empresa y para la convocatoria de la oferta pública de empleo de este 2019, que también estamos pendiente de que se nos concreten. Si analizamos los recursos de los que disponen puertos de primera categoría, y nos comparamos con otros puertos de ese nivel, Algeciras está muy por debajo desde el punto de vista de personal, tanto de dentro como de fuera de convenio. A unos niveles muy reducidos. Hablamos casi de la mitad de los recursos de otros puertos españoles de la misma categoría.

Algeciras dispone de casi la mitad de personal que otros puertos españoles de la misma categoría”

Algeciras además sufre varios problemas de conectividad que dificultan un mayor crecimiento, como los accesos terrestres de camiones a las terminales de contenedores o una falta de conexión ferroviaria adecuada. ¿Cree que se trata únicamente de un problema de inversión?

En los últimos años, se han hecho bastante bien las cosas en el lado mar, por lo que disponemos de unas terminales modernas, avanzadas y muy competitivas. Pero donde hay que desarrollar mayor esfuerzo inversor es en el lado tierra. Si hablamos de ferrocarril, el tramo Algeciras-Bobadilla, con conexión a Córdoba y Madrid, es la primera prioridad, porque tenemos el servicio, pero hay que dotarlo de mayores prestaciones. Se trata de una inversión acotada, que posibilitaría optimizar todo el atractivo que tiene el puerto de Algeciras. No solo desde el punto de vista del contenedor, sino también con los tráficos rodados. De hecho, Algeciras es el gran puente intercontinental Europa-África. Esos grandes volúmenes de tráfico por carretera también se podrían incorporar al ferrocarril de una forma relativamente fácil a través de las autopistas ferroviarias. Estamos trabajando en esa línea, principalmente en el corredor Algeciras-Zaragoza, conjuntamente con Adif y el Gobierno de Aragón. Tenemos que prepararnos para el volumen de tráficos del Norte de África, y hablo por ejemplo de los temas de automoción. Adicionalmente, tenemos también la otra fachada, porque somos punto de unión de la fachada mediterránea con grandes corredores de tráfico hacia Asia y también con la vertiente atlántica, de la costa hacia Norteamérica y Sudamérica, como primer puerto tanto de entrada como de salida de esos grandes flujos. 

¿Cuáles son los principales focos de apuesta y búsquedas de inversión de la autoridad portuaria para el corto y medio plazo?

Trabajamos desde hace tiempo en el mercado asiático, como gran centro de producción y consumo a nivel mundial que es. Tenemos una gran conectividad con esos entornos, especialmente con China o Corea. Nuestro gran activo de conexión directa con más de 200 puertos y 70 países con litoral tenemos que ponerlos al servicio del comercio exterior tanto de Andalucía como de España. Otro gran eje es seguir profundizando las relaciones comerciales con África, especialmente el Norte y la parte occidental, y las relaciones atlánticas, con nichos de mercado muy interesantes en Centroamérica y Sudamérica.

¿Qué opina de la actual situación de la estiba en España? ¿Teme una etapa de incertidumbre ante las negociaciones entre patronal y estibadores?

Espero y deseo que no, porque nos jugamos mucho. Llevamos mucho tiempo con ello, estamos en la recta final, por lo que creo que todos deseamos que se cierre este ciclo. Para mantener los tráficos y atraer nuevas inversiones, lo primero que tiene que ofrecer el sistema portuario y un puerto en particular es estabilidad. Quiero ser optimista con respecto a las reuniones entre patronal y sindicatos para culminar entre todos con éxito el proceso de reforma, que lleva ya demasiado tiempo abierto.