24 de septiembre de 2020 | Actualizado 18:14

Barcelona pierde oportunidades por la falta de espacios logísticos de grandes dimensiones

La falta de suelo logístico dificulta a las grandes empresas encontrar pastillas de 50.000 a 100.000 metros cuadrados en Barcelona
De izquierda a derecha: Cristian Bardají (BCL), Jordi Torrent (Puerto de Barcelona), Antoni Franquesa (Factor Energia) y Ángel Tarriño (Fundació BCN Formació Professional) | M.V.

El atractivo de Barcelona como hub logístico mengua, no solo por la escasez de suelo logístico en Barcelona, sino porque el que existe cuenta con una características que generan menos interés en el mercado. Más allá del elevado precio por metro cuadrado, que la sitúa entre una de las zonas más caras de Europa en el segmento inmologístico, el director de Estrategia de la Autoridad Portuaria de Barcelona, Jordi Torrent, ha explicado en el marco del Barcelona Meeting Point (BMP) que “la falta de suelo dificulta a las grandes empresas encontrar pastillas de gran tamaño, de 50.000 a 100.000 metros cuadrados”. 

En este sentido, Torrent ha asegurado que “se están perdiendo oportunidades con nombres y apellidos” y que “no es lo mismo sumar un espacio de 50.000 metros cuadrados que diez espacios de 5.000”. En la misma línea, el director de Industria y Logística de la consultora CBRE, David Oliva, ha confirmado la tendencia creciente del mercado hacia la demanda de áreas logísticas “para establecer grandes plataformas logísticas de distribución”. A su vez, Torrent ha recordado que la creación de este tipo de superficies acostumbra a ir acompañada del establecimiento de la sede de las empresas en Barcelona, con la creación de puestos de trabajo de gestión que ello supone.

“La falta de suelo hace muy difícil a las grandes empresas encontrar pastillas de gran tamaño”
Jordi Torrent Director de Estrategia del puerto de Barcelona

La situación geoestratégica de la ciudad le facilita convertirse en un epicentro de distribución y logística, porque, según Torrent, “para algunos negocios un factor indispensable es estar cerca del puerto y del aeropuerto, sino se van a otros sitios”. A este respecto, el presidente del Clúster Logístic de Catalunya, Ignasi Sayol, ha asegurado que “debemos empezar a hacer una estrategia logística de verdad” en la que las actividades logísticas que requieran de menos movimientos se desplacen fuera de la primera corona “en un hinterland bien conectado”.

Todo indica que, en los próximos años, no se revertirá esta falta de espacio. Desde el Área Metropolitana de Barcelona (AMB) han recordado que para 2021 la demanda de suelo logístico aumentará el 102% en la ciudad. En este sentido, la creación de nuevas formas de negocio como el e-commerce ha incrementado la presión en los núcleos urbanos. “El aumento del e-commerce ha provocado la bajada drástica en la tasa de disponibilidad de suelo logístico”, ha explicado Oliva. Además, el directivo de CBRE ha apuntado que el crecimiento del comercio electrónico es superior en España que en el resto de Europa, por lo que desde este consultora inmologística prevén un crecimiento exponencial de las ventas para 2022.

“El aumento del e-commerce ha provocado la bajada drástica de disponibilidad de suelo logístico”
David Oliva Director de Industria y Logística de CBRE

No obstante, desde la Administración Pública han querido transmitir durante la jornada un mensaje de optimismo al asegurar que en la actualidad existen 5.000 hectáreas de suelo logístico e industrial disponible en la zona metropolitana de Barcelona. Según sus cálculos, tres millones de metros cuadrados de terreno corresponderían a suelo por desarrollar y 1,7 millones a naves y solares industriales. “Entre el 10% y el 12% del suelo calificado como logístico sigue todavía disponible”, ha asegurado el director de la Agencia Metrópolis Barcelona, Xavier Casas. No obstante, también ha confirmado que ninguno de ellos es lo suficientemente extenso para dar cabida a estos grandes centros de distribución.

Por su parte, el director de Logística de Merlin Properties en Barcelona, Gerard Crosa, ha confirmado que “la demanda supera a la oferta” y ha recordado que esta situación provoca “un incremento de rentas, pérdida de competitividad de las empresas y deslocalización”. A esta problemática se le añade, según ha explicado Oliva, “la necesaria construcción de naves de última generación” ante la obsolencia de muchas que se encuentran actualmente en la primera corona. Como posible solución, Oliva ha señalado que “es básica la generación de nuevos suelos de cooperación público-privada”.