2 de diciembre de 2021 | Actualizado 19:06

El déficit comercial crece por el descenso de las exportaciones en agosto

La caída de las exportaciones en agosto, del 6,2%, ha acrecentado el desequilibrio de la balanza comercial española en los ocho primeros meses de 2018
Hutchison Ports Best

La balanza comercial española ha profundizado en su déficit hasta agosto. En los ocho primeros meses del año, el déficit comercial ha alcanzado los 21.183 millones de euros, lo que supone un crecimiento del 1,4% respecto al mismo periodo de 2018. Según los últimos datos del ministerio de Industria, Comercio y Turismo, las exportaciones han aumentado el 1,1%, hasta los 192.131 millones de euros; mientras que las importaciones han crecido el 1,2%, hasta los 213.314 millones de euros. En comparación, en el primer semestre el déficit creció el 0,9% respecto al primer semestre de 2018. En este sentido, los actuales resultados se deben, entre otros factores, a la caída del 6,2% en las exportaciones españolas durante el mes de agosto. Por su parte, las importaciones han experimentado en agosto un decrecimiento del 1,5%.

A pesar del aumento de la brecha entre importaciones y exportaciones, la secretaria de Estado de Comercio, Xiana Méndez, ha asegurado que se trata de unos datos positivos “teniendo en cuenta el contexto de tensiones comerciales, la incertidumbre en torno al Brexit y la pérdida de dinamismo de los principales mercados de destino de las exportaciones”. A este respecto, Méndez ha asegurado que la actual estrategia de internacionalización impulsada por el Gobierno “refuerza las actuaciones dirigidas a terceros mercados y países emergentes para diversificar los mercados de destino de las exportaciones españolas a países fuera de la UE”.

Concretamente, el aumento del 1,1% en las exportaciones sitúan a España por encima de países como Alemania y Reino Unido. No obstante, continúa por debajo de otros como Francia, Italia y la media de la Unión Europea. Desde el ministerio han destacado las exportaciones dirigidas a la Unión Europea, así como terceros destinos como América del Norte o Asia excluyendo Oriente Medio, donde han retrocedido el 11,4% respecto a 2018. Entre los principales productos exportados se encuentran los bienes de equipo y la partida de alimentación, las bebidas y el tabaco.

En el otro lado de la balanza, las importaciones desde la Unión Europea han sumado más de la mitad del total, aunque han descendido el 0,2% interanual. A su vez, Alemania y Francia continúan siendo los principales proveedores de España, a pesar de su descenso del 0,6% y 5,7% interanual, respectivamente. Cabe destacar, asimismo, el aumento de las importaciones desde China, del 0,9%. Los principales productos importados han sido en el periodo los bienes de equipo, los productos químicos y los energéticos.

Analizado por comunidades autónomas, Aragón (16,1%), Asturias (14%) y Navarra (9%) han sido las que han experimentado mayores crecimientos en sus exportaciones, mientras que los descensos más pronunciados se han concentrado en las Islas Baleares (-14%), Castilla y León (-8,8%) y Galicia (-8%). En cuanto a importaciones se refiere, las comunidades autónomas con mayor incremento interanual han sido Navarra (6%), Cantabria (5,9%) y Murcia (4,9%). En cambio, los mayores descensos se han dado en las Islas Baleares (-13,8%), Castilla y León (-11,9%) y Canarias (-10,9%).