30 de octubre de 2020 | Actualizado 18:17

La circulación ferroviaria entre España y Francia se interrumpe hasta el 4 de noviembre

Los daños ocasionados por el temporal entre Narbonne y Sète dejan a España sin servicio de pasajeros y mercancías con Francia desde Catalunya
La vía inundada de agua mientras arreciaba el temporal | VIIA

El tráfico ferroviario se ha interrumpido entre Narbonne y Sète, al menos hasta el lunes 4 de noviembre, debido a los daños causados por el temporal, según ha explicado el gestor francés de la infraestructura ferroviaria (SNCF Réseau). De esta forma, los enlaces ferroviarios entre Montpellier y Toulouse y Montpellier y Narbonne con España se ven afectados, tanto en mercancías como en pasajeros. En este último caso, los trenes de alta velocidad desde y hacia París tendrán Montpellier como estación final hasta que se restablezca la infraestructura. Por tanto, la única vía ferroviaria operativa entre ambos países es la que conecta a través Irún.

Renfe suspende todos los servicios por Portbou y el túnel de Le Perthus hasta que se restablezca la infraestructura

SNCF Réseau ha añadido que “será necesario un trabajo significativo para reforzar y reemplazar las vías (terraplenes, instalaciones de la catenaria) durante al menos diez días”. Mientras duren las obras, Renfe ha comunicado que queda suspendido el servicio internacional con Francia desde Catalunya, tanto en ancho de vía convencional (Portbou) como por ancho UIC (Túnel de Le Perthus) y tanto de pasajeros como de mercancías.

Por su parte, el operador de autopistas ferroviarias VIIA está trabajando para ofrecer alternativas a sus clientes. Según ha explicado su director de Desarrollo de Negocio en España, Miguel de Sanjuan, están llevando a cabo “un esfuerzo titánico” para trasladar personal y equipos desde su terminal de Le Boulou hasta Sète, separadas por unos 150 kilómetros, para ofrecer una alternativa provisional mientras duren las obras en la infraestructura dañada. Por tanto, el centro operativo de sus servicios con la Península se traslada de Le Boulou a Sète.

“Efectivamente, la línea Montpellier-Perpiñán está cortada entre Agde y Béziers”, han constatado desde LFP Perthus, la sociedad pública hispanofrancesa gestora del tramo internacional entre ambos países en ancho internacional. “En nuestro tramo no hay ningún desperfecto, a pesar de haber caído más de 250 mm de agua en 24 horas en forma de trombas de agua y ráfagas de viento de 100 km/h”. La sociedad también ha manifestado que han propuesto una ruta alternativa, que está analizando SNCF Réseau, aunque por el momento “no tenemos ninguna circulación por nuestro tramo ni previsión de cuándo se van a reanudar”, han reconocido desde LFP Perthus. En todo caso, la propuesta de ruta alternativa es la redirección de los flujos desde Perpignan a Vierzon y, a la altura de esta localidad, segmentar el tráfico hacia Alemania e Italia vía Nervers, y el movimiento hacia Bélgica por Orléans.