22 de octubre de 2020 | Actualizado 20:09

La circulación en el Sur de Francia no se restablecerá hasta finales de noviembre

SNCF esperaba recuperar la circulación el 4 de noviembre, pero algunas fuentes sostienen que no se logrará normalizar totalmente hasta final de año
Estado en el que se encontraba el tramo entre Béziers y Narbonne el pasado día 24 de octubre tras el temporal | VIIA

El temporal de la semana pasada provocó daños en la infraestructura ferroviaria del Sur de Francia, lo que ha dejado suspendidos los servicios transfronterizos, tanto de pasajeros como de mercancías, desde España (Portbou y Le Perthus) con Francia y Europa. Inicialmente, SNCF Réseau estimó que las actuaciones necesarias para restablecer el servicio ferroviario entre Narbonne y Sète obligaría a mantener cerrada la circulación en dicho tramo hasta el próximo 4 de noviembre. Sin embargo, según han manifestado algunas fuentes del sector, la interrupción del tráfico ferroviario se va a mantener entre 5 y 10 semanas.

Estas mismas fuentes han explicado que SNCF Réseau, el gestor francés de la infraestructura ferroviaria, trabaja para que al cabo de cinco semanas, aproximadamente a finales de noviembre, se reabra una de las vías afectadas y, a finales de año, se normalice la circulación con la segunda vía. Ante esta tesitura, "lo cierto es que no va a llegar o partir ningún tren con Europa por el eje mediterráneo en varias semanas", han constatado desde el sector ferroviario. Con la primera estimación de las obras, que preveía recuperar la línea el 4 de noviembre, operadores como VIIA comenzaron a trabajar en un plan alternativo. Sin embargo, las nuevas previsiones aún hacen más necesaria la búsqueda de fórmulas provisionales. El operador de autopistas ferroviarias incluso está estudiando acceder en las próximas semanas a su terminal de Le Boulou con Luxemburgo vía Burdeos, aunque es una opción compleja por los sobrecostes que representa y también por las huelgas previstas en dicho corredor atlántico en Francia. En todo caso, la compañía está trasladando sus equipos y personal desde Le Boulou hasta su terminal en Sète para enlazar la autopista ferroviaria con Luxemburgo desde allí, en vez de hacerlo por Le Boulou.

Si se cumplen las nuevas previsiones, los servicios transfronterizos podrían verse afectados hasta final de año

Por su parte, la sociedad gestora del tramo internacional de Le Perthus entre España y Francia (LFP Perthus), que ve claramente afectada su actividad por la suspensión de convoyes entre ambos países, ha trasladado a SNCF Réseau una posible alternativa hasta subsanar la infraestructura entre Narbonne y Sète. Sería la redirección de los flujos desde Perpignan a Vierzon y, a la altura de esta localidad, segmentar el tráfico hacia Alemania e Italia vía Nervers, y el movimiento hacia Bélgica por Orléans. Sin embargo, esta solución, que se encuentra en fase de estudio por parte de SNCF Réseau, obliga a utilizar el corredor ferroviario que discurre por el centro de Francia, que "tiene muchas limitaciones de gálibo", han apuntado fuentes ferroviarias. Ahora bien, podría servir "como alternativa precaria y provisional para los servicios de transporte de contenedores", han añadido.

Renfe confirmó el pasado sábado, día 26 de octubre, que "continúa interrumpido el servicio internacional por inundaciones en la zona francesa". Por tanto, solo "se garantiza el servicio entre Figueres y Barcelona con el servicio habitual", han afirmado desde el operador ferroviario español. En cuanto a los trenes de Renfe Mercancías, "tampoco pueden realizar sus servicios previstos". La compañía pública volverá a informar de la evolución del servicio próximamente.