13 de noviembre de 2019 | Actualizado 20:23

Maersk y Wallenius colaboran con cargadores para estudiar el uso de nuevos combustibles

Ambas compañías han creado una coalición con BMW, H&M, Levi Strauss y Marks & Spencer para probar una mezcla de lignina y etanol como carburante de buques
A.P. Moller-Maersk

El gigante marítimo A.P Moller-Maersk y la naviera Wallenius Wilhelmsen se han aliado con la Universidad de Copenhague y con cargadores como BMW, H&M, Levi Strauss o Marks & Spencer para conformar la coalición LEO. El objetivo de la unión es explorar la viabilidad medioambiental y comercial del combustible LEO (una mezcla de lignina y etanol) para el transporte marítimo de mercancías. “El sector marítimo requiere soluciones a medida bajas en carbono que puedan saltar del laboratorio a las flotas globales”, ha explicado el director operativo de Maersk, Soren Toft. “Iniciativas como la coalición LEO son un catalizador importante en este proceso”.

En este sentido, la lignina es un biopolímero estructural que contribuye a la rigidez de las plantas y se incinera para producir vapor y electricidad. La Universidad de Copenhagen está actualmente llevando a cabo el desarrollo en el laboratorio de este combustible marino potencial y se estima que el proyecto pase a la siguiente fase, probar el combustible en motores de buques, en la segunda mitad de 2020. Maersk también está probando otros carburantes alternativas para reducir su impacto medioambiental, como biocarburantes a base de aceite pesado y de cocina.

El proyecto será testado en buques previsiblemente en la segunda mitad de 2020

“La ambición de nuestros clientes en el ámbito de la sostenibilidad está creciendo rápidamente y aplaudimos este desarrollo”, ha señalado el director ejecutivo de Wallenius Wilhelmsen, Craig Jasienski. “LEO sería claramente un gran paso hacia la sostenibilidad de la supply chain y tiene el potencial para volverse una solución viable para la flota actual, no solo una visión de futuro”.

Por su parte, el director operativo de H&M, Helena Helmersson, ha asegurado que “el cambio climático es un reto clave en todas las industrias, incluyendo la de la moda”. Por ello, ha destacado que “estamos comprometidos a reducir nuestro impacto en cada aspecto de nuestra cadena de valor, incluyendo la manera como se envían nuestros productos a los clientes de todo el mundo” y que esta coalición “nos da la oportunidad de explorar el desarrollo de combustible bajo en carbono para el transporte marítimo”.

Además, Maersk ha destacado la participación de BMW en la iniciativa, cuyo transporte por vía marítima “juega un papel importante” en sus procesos de producción y distribución a escala mundial. “Como la compañía promueve la sostenibilidad en toda la cadena de valor, su participación en el proyecto LEO supone un compromiso valuoso”, ha añadido.