27 de septiembre de 2020 | Actualizado 7:56

Las autoescuelas crean un observatorio de conducción automatizada y sostenible

La mayoría de los conductores recela de los vehículos autónomos, pero el consenso es generalizado sobre que aumentarán en los próximos años
Pexels

La Confederación Nacional de Autoescuelas (CNAE) ha puesto en marcha el primer Observatorio de Conducción Automatizada y Sostenible. Bajo la secretaría técnica del Instituto Universitario de Investigación en Tráfico y Seguridad Vial de la Universitat de València (INTRAS), la iniciativa aspira a «incentivar la formación adecuada del profesorado de formación vial y de la ciudadanía frente a los diferentes niveles de automatización con el objetivo de abordar los posibles retos que tenga la conducción automatizada y sostenible”, ha manifestado el presidenta de la confederación española de autoescuelas, José Miguel Báez. 

Por su parte, el  portavoz del observatorio e investigador de la Universitat de València, Nacho Lijarcio, ha señalado que “nuestro objetivo principal es mantener una constante observancia de la evolución e implantación de los diferentes niveles de automatización de vehículos, su sostenibilidad y seguridad vial en la movilidad, para el desarrollo de una formación y educación vial de calidad, facilitando al acceso a la misma, a toda la población”. Lijarcio ha puntualizado que el observatorio situará «al conductor por encima de la tecnología», porque no se puede caer en «el ilusionismo tecnológico: pensar que la tecnología puede resolver todos los problemas de la conducción”.

El observatorio trabajará para mejorar la formación en seguridad vial ligada a los vehículos autónomos

Durante la presentación de esta iniciativa, sus promotores también han hecho referencia al informe ‘Vehículo autónomo: la opinión de los conductores españoles’, que presentaron en 2018. En el estudio, se analizan las percepciones de los conductores y profesores de autoescuelas sobre este tipo de vehículos. Entre sus principales conclusiones, han recordado desde la confederación españoles de autoescuelas, destaca que el 87,1% de los conductores no se plantea comprar un vehículo autónomo. Para justificar dicha decisión, los encuestados argumentaron que es un placer conducir, el 57,9% del total, y también hicieron hincapié en aspectos relacionados con la seguridad, el 56,1%. El investigador de la Universitat de València Nacho Lijarcio ha reconocido que «nos encontramos con vehículos cada vez más automatizados u orientados a facilitar tareas, comodidad y seguridad frente a conductores que aún recelan de estas innovaciones tecnológicas». En este contexto, el observatorio «se quiere situar en medio, teniendo puentes entre la tecnología, la conducción y la sociedad” a través de «una formación de calidad».