21 de septiembre de 2021 | Actualizado 6:29

Mango unifica y triplica su capacidad logística con una inversión de 230 millones

La compañía textil ya está trabajando en una nueva ampliación para 2023 que le permitirá añadir otros 90.000 metros cuadrados más a los 190.000 actuales
El director general de Mango, Toni Ruiz, y el director de Supply Chain de la firma, Antonio Pascual (de izquierda a derecha) | Mango

La empresa de moda Mango ha presentado hoy su nuevo centro logístico en Lliçà d’Amunt (Barcelona), un proyecto en el que la compañía ha invertido más de 230 millones de euros. Las instalaciones, que cuentan con una superficie de 190.000 metros cuadrados y equivalen a más de 30 campos de fútbol, son “un proyecto estratégico para el crecimiento de la firma, ya que le permite triplicar la capacidad que tenía anteriormente entre los diferentes centros en los que operaba”, ha reconocido la compañía. A pleno rendimiento, el centro logístico es capaz de gestionar más de 75.000 prendas por hora para abastecer a las más de 2.100 tiendas que de Mango repartidas en más de 110 países.

“Uno de los hechos diferenciales de este centro de distribución radica en su versatilidad”, ha reconocido la empresa de moda, puesto que le permite adaptarse a la omnicanalidad: pedidos a tiendas propias y franquicias del canal offline y online y, además, preparar envíos de e-commerce para el cliente final. Por otra parte, el nuevo centro logístico cuenta con “alrededor de 400 automatismos”, que permite que “desde la recepción hasta el picking, sea automático y aseguran la máxima eficiencia”, han señalado desde Mango. Además, “es posible saber en qué posición de la instalación se encuentra cada prenda en tiempo real” con el sistema de escáneres situados en todo el centro logístico.

La instalación permite adaptarse a la omnicanalidad de las operaciones de Mango desde un único centro

Con una plantilla de alrededor de 600 trabajadores, el centro logístico de Mango en Lliçà d’Amunt también permite hacer frente al crecimiento acelerado de las ventas online de la compañía. En 2018, las ventas por este canal ya alcanzaron el 20% del total de la facturación y la compañía prevé que, a finales de 2020, supongan el 30% de la facturación total. En la actualidad, según ha explicado la firma textil, el nuevo centro logístico reabastece al almacén de ecommerce ubicado en la sede de Mango en Palau-solità i Plegamans, también en la provincia de Barcelona, que da servicio a todo el negocio online, excepto a los países en los que Mango dispone de almacenes satélite como Alemania, México, China o Estados Unidos, entre otros.

AMPLIACIÓN DEL CENTRO LOGÍSTICO EN 2023
La firma de moda tiene previsto finalizar en 2023 la segunda fase de construcción del centro logístico, que sumará 90.000 metros cuadrados adicionales de superficie. Esta ampliación, que ya estaba proyectada desde el momento en que se diseñó la instalación logística, supondrá una inversión de aproximadamente 35 millones de euros. Según ha explicado mango, la finalidad de la ampliación es doble: por un lado, permitirá al centro seguir asumiendo el crecimiento de la logística de e-commerce (con envíos de pedidos directos al cliente final) y por otro, dotará de mayor capacidad y agilidad a la zona de expediciones.

La instalación, que opera una media de 600.000 prendas diarias, está preparada tanto para la gestión de prenda doblada como colgada. Según ha explicado Mango, “el almacén de las prendas que por su confección se recepcionan y expiden colgadas tiene una altura de 25 metros y capacidad para almacenar hasta siete millones de prendas”. Las prendas se descargan a través de nueve muelles telescópicos y desde el inicio quedan colocadas en raíles que las conducen hasta el almacén de colgado. “A partir de las necesidades de cada una de nuestras tiendas y mediante avanzados algoritmos de predicción, las prendas se envían posteriormente al pulmón dinámico, un sistema de distribución de alta prestación en el que el stock se ubica mediante un caos lógico y se distribuye en pasillos para minimizar el tiempo de recogida”, ha desgranado la firma de moda.

El funcionamiento de la zona de prenda doblada es similar a la colgada. “Consta de cuatro almacenes totalmente automatizados que, configurados en doble planta, alcanzan los 35 metros de altura y pueden albergar más de 20 millones de prendas ubicadas en 800.000 cajas”. Desde los almacenes, los productos “se dirigen al Stingray, otro almacén de altas prestaciones dinámicas con capacidad para dos millones de unidades”, han señalado desde Mango. La función del Stingray es la misma que la del pulmón dinámico: alimentar a los clasificadores que preparan los pedidos de las tiendas. Desde estos últimos, que pueden repartir hasta 45.000 prendas por hora, se envían a la zona de encajado los más de 130 millones de prendas que reciben cada año las tiendas de Mango.