31 de octubre de 2020 | Actualizado 9:54
De izquierda a derecha: Virginia Guinda, Josep Sánchez Llibre, Joaquim Llansó y Anna Cornadó | M.V.

Los empresarios catalanes piden más competencias para los puertos de Barcelona y Tarragona

La patronal catalana también ha defendido la creación de un consejo rector en el Aeropuerto de Barcelona-El Prat y de un Pacto de Estado de Movilidad

La patronal catalana Foment del Treball ha propuesto ampliar las competencias de los puertos de Barcelona y Tarragona para impulsar su gestión individualizada. “La mayoría de puertos a nivel mundial se gestionan a sí mismos, pero aquí dependemos siempre de Puertos del Estado”, ha recordado el vicepresidente de Foment del Treball y presidente de la Cambra Oficial de Contractistes d’Obres de Catalunya (CCOC), Joaquim Llansó. Concretamente, la asociación empresarial ha defendido que ambos puertos lideren con sus recursos propios la planificación, construcción y financiación de las infraestructuras situadas en su hinterland, con la colaboración de las administraciones competentes.  A este respecto, tanto la Autoridad Portuaria de Barcelona como la de Tarragona han expresado en reiteradas ocasiones sus demandas para contar con una mayor autonomía.

En este sentido, desde Foment del Treball han recordado que el puerto y el aeropuerto de Barcelona representan conjuntamente el 12% del PIB en Catalunya. Por ello, también ha apoyado la creación de un consejo rector en el Aeropuerto de Barcelona-El Prat. “Es evidente que el aeropuerto está bien gestionado desde un punto de vista de empresa, pero pedimos que, en paralelo, el consejo rector sea una realidad que complemente al órgano de gestión”, ha explicado el presidente de la patronal, Josep Sánchez Llibre.

“La mayoría de puertos se gestionan a sí mismos, pero aquí dependemos de Puertos del Estado”
Joaquim Llansó Vicepresidente de Foment del Treball

La patronal catalana ha destacado las ventajas de gestionar esta infraestructura desde el kilómetro cero y ha recordado que el Consejo de Ministros del 11 de noviembre de 2011 estableció la creación de este órgano en los aeropuertos de Barcelona y Madrid. “El caso español es el único con un sistema de gestión centralizada y conjunta en manos de un único gestor con un volumen elevado de infraestructuras”, ha asegurado. Además, Sánchez Llibre ha propuesto una gestión individualizada de otras instalaciones aeroportuarias catalanas como las de Girona, Reus o Sabadell.

Otra de las infraestructuras estratégicas que Foment del Treball ha pedido gestionar desde el territorio es Rodalies de Catalunya. La patronal ha expresado su inquietud ante la falta de inversión en el mantenimiento y mejora del servicio, así como en el desarrollo del Corredor Mediterráneo y en los accesos viarios y ferroviarios del puerto de Barcelona. “Planteamos una gestión consensuada de las infraestructuras y servicios de Rodalies que vaya acompañado del traspaso correspondiente de los recursos necesarios para que la gestión sea efectiva”, ha explicado Llansó. “Tenemos que actuar en las infraestructuras que nos ayuden a bajar la contaminación, dando prioridad a los trenes y a los ferrocarriles como en otros países europeos”.

“El balance de las inversiones de las administraciones en Catalunya es decepcionante»
Josep Sánchez Llibre Presidente de Foment del Treball

La patronal también ha recordado la necesidad de reactivar “lo antes posible” las obras adjudicadas y paradas en Catalunya, e invertir 2.000 millones de euros anuales entre 2020 y 2024 para iniciar la recuperación del déficit acumulado. “El balance de las inversiones de las administraciones públicas de Catalunya es decepcionante y frustrante, pero esta situación se puede revertir buscando la complicidad de las administraciones”, ha afirmado Sánchez Llibre. A este respecto, ha reiterado la necesidad de crear un Pacto de Estado de Movilidad entre las fuerzas políticas y del mundo institucional económico para impulsar la inversión y mejorar la gestión de las infraestructuras.

Foment del Treball ha pedido priorizar las infraestructuras mediante en función de su demanda y sostenibilidad. “Hay que lograr una licitación de obras homologable a los países europeos del 2,2% del PIB catalán, aproximadamente 5.000 millones de euros anuales”, ha explicado. En 2018, la licitación se situó en el 0,7% del PIB. “El déficit, según datos de la Asociación Española de Carretera, se aproxima a los 8.000 millones de euros, lo que causa problemas de seguridad a las vías. Por eso se debe hacer un Pacto de Estado de Movilidad, pues es un tema de interés general del Estado”, ha añadido Llansó.

CÁNONES DE EXPLOTACIÓN DE LAS AUTOPISTAS
Foment del Treball también ha reafirmado su postura en el establecimiento de un canon de explotación de las vías de alta capacidad y ha propuesto la creación de un consorcio participado por todas las administraciones con competencias en cada comunidad autónoma para gestionar el cobro. Los recursos recaudados serían finalistas y se destinarían a la conservación, ampliación y mejoras ambientales de las infraestructuras. Asimismo, ha expresado su apoyo a que este sistema se empiece por aplicar en Catalunya y que se extienda progresivamente al resto de España. “No estamos en contra de la propuesta del consejero Calvet de la viñeta, si es para empezar y como herramienta de concesión, pero la directiva europea dice que ‘quien contamina, paga’, y por lo tanto debe ser euros-kilómetro”, ha puntualizado Llansó.