24 de septiembre de 2020 | Actualizado 18:14

Barcelona-El Prat ultima el primer plan de sostenibilidad de un aeropuerto de Aena

El complejo aeroportuario se plantea la conexión de los aviones a la red eléctrica para evitar los motores auxiliares mientras están en tierra las aeronaves
Aeropuerto de Barcelona

El Aeropuerto de Barcelona-El Prat está ultimando su plan de sostenibilidad. Aunque aún no existe una fecha establecida, fuentes de Aena han asegurado que “se encuentra muy avanzado” y que “estará listo en el corto plazo”. De esta forma, el aeropuerto aspira a convertirse “en el referente de la red de Aena”, al ser el primero en disponer de un plan de estas características. “No es una exigencia legal ni una necesidad administrativa, pero elaboramos este plan propio porque tenemos muy en cuenta que nos hallamos en un entorno protegido”, ha manifestado.

El aeropuerto también prevé una serie de acciones sostenibles para implementar en un futuro próximo, como alcanzar la neutralidad en emisiones de CO2 en 2030 o emitir cero emisiones de carbono para 2050. Para lograr esta meta, entre otras medidas, incorporará vehículos eléctricos a su flota y permitirá que las aeronaves se conecten a la red eléctrica de Aena mientras estén en tierra, de manera que no necesiten utilizar su motor auxiliar. En este sentido, el aeropuerto ha asegurado que los cambios tecnológicos favorecerán la reducción de las emisiones, por ejemplo, mediante la habilitación de puntos de carga para vehículos eléctricos.

El aeropuerto catalán instalará nuevas placas fotovoltaicas en el periodo 2022-2026

La energía consumida por el complejo aeroportuario es de origen 100% renovable. En el periodo de 2022-2026, también prevé la instalación de nuevas placas fotovoltaicas en el complejo aeroportuario. “En un aeropuerto, se necesita terreno sin edificar, porque los aviones pasan a diez metros de altura, pero las placas solares se colocan a ras del suelo”, ha explicado. Sin embargo, aún queda por concretar cuantos metros cuadrados de placas se instalarán y también la inversión que supondrá.

El aeropuerto también ha mostrado su predisposición a colaborar en proyectos de innovación con las compañías aéreas para buscar soluciones sostenibles. “Queremos estar a disposición de las aerolíneas, aunque el desarrollo tecnológico que se puede realizar desde el aeropuerto es más que limitado”, ha especificado. “Por ejemplo, hay compañías aéreas que realizan pruebas con combustibles más sostenibles que necesitarán que los aeropuertos les faciliten este combustible o que testean motores eléctricos”. Ante estos futuros cambios, el complejo aeroportuario ha añadido que “nos tenemos que adaptar, pondremos todas las condiciones para que lo que se haga sea más sostenible”.